Andorra

Fin de semana en Andorra con bloggers. Parte II

La segunda jornada de nuestra ruta por Andorra amaneció con mucha nieve y un sol radiante, reconozco que tuvimos bastante suerte. Me llamó mucho la atención que un día festivo tras una nevada nocturna no fuera motivo para que las pistas estuvieran a rebosar de gente, como estoy acostumbrada a ver en otras estaciones de esquí. No había filas para subir a los telesillas y los esquiadores tenían todo el espacio del mundo para deslizarse entre caminos rodeados de bosque.


pelea_nieve

Aquí probamos varios aparatos para hacer el gañán en la nieve e hicimos una pequeña competición cronometrados. Nos facilitaron vehículos como el Trikke esquí, que es como un monopatín con esquís; unos trineos individuales y; otros en cadena, los cuales entrarían en el primer puesto del anecdotario del viaje. En una de sus bajadas con cinco personas a bordo, se dividió en dos partes, una se dirigió hacia la meta y la otra se llevó la valla por delante. Palabras del conductor (de Bilbao tenía que ser): “es que si frenaba perdíamos tiempo”.

Después subimos a un teleférico para observar las preciosas vistas de la cordillera.

106_6610

montañas_de_andorra

Volvimos al hotel para recoger nuestros trajes de baño porque no se podíavisitar Andorra sin pasar una tarde de relax en el circuito termal de Caldea. Primero comimos en el restaurante Deimos que está integrado en las instalaciones, lo cual nos dejó ya bastante relajados de por sí; listos para vaguear por las piscinas de fuentes termales.

piscinas_andorra

Aparte de la gran piscina que podéis ver, con sus jacuzzis flotantes, también había saunas, salas de tratamientos, una habitación de Iones negativos (esto no terminé de entenderlo) y varias piscinas de diferentes tipos. La más curiosa, la piscina de pomelos. ¿Os imagináis bañaros con un montón de pomelos flotando? Pero sin duda, lo mejor de Caldea fueron los jacuzzis exteriores. Mientras sobre mi cabeza estaba nevando, mi cuerpo estaba sumergido en agua caliente con burbujas. Todo esto acompañado de unas vistas de montes nevados. Eso sí que era vida…
A las ocho de la tarde comenzó en la piscina principal, un espectáculo de luces y chicas bailando en unas telas colgadas del techo.

caldea2

Esa noche fue nuestra última cena en el Moli dels Fanals. Su bonita decoración rústica delata su origen de antigua borda. Tenía una carta de carnes y pescados y algunos platos que los combinaban como su especialidad de “las albóndigas con sepia”. Muy recomendable. Los entendidos de vinos también quedaron satisfechos.
Por último, fuimos a catar la noche andorrana. Podíamos escoger entre ir a la discoteca Buda, o a un bar tranquilito que estaba cerca del hotel. Optamos por la prudencia de lo segundo, porque aún nos esperaban actividades al día siguiente.
Nos levantamos temprano para ir a Naturalia, el eco-parque temático de los Pirineos. Sus 330 hectáreas ofrecen muchas actividades para grupos y familias; y nosotros veníamos principalmente para montar en el Tobotronc, el tobogán más largo del mundo (9€ adultos/6€niños), con sus 5.3 km de longitud y 400 metros de desnivel. Incluye una subida a velocidad baja y constante desde el campo base hasta el campo de la nieve; para, a continuación, proceder al descenso en el que se pueden alcanzar los 40km/h. No está mal para ser un medio de transporte descubierto.
Nos llevamos un chasco cuando nos comunicaron que por problemas técnicos, no podíamos montar en el tobotronc. Es una pena, pero todo sea por nuestra seguridad. Otra vez será.

tiro_con_arco

Así que nos llevaron a ver las instalaciones. En el aula de natura nos explicaron cosas referentes a la fauna y la flora del lugar; conocimos las pistas de esquí de fondo –el principal reclamo de Naturalia ahora en invierno- , los vehículos oruga, paintball… todo lo que se les ha ocurrido que se pueda llevar a cabo en la nieve.

pista_esqui

Y ahí estaban los perros de trineos. Éstos se encontraban muy alterados, estirando de las curdas para salir a correr. Cuando llegamos nosotros no sabían si querían correr o jugar, como éste… ¡Snoopy es de Andorra!

snoopy

Había dos trineos con sus respectivos canes preparados para arrancar. No sé cómo funcionaban pero soltaron algo de un trineo y salió disparado. Estos ansiosos animales tenían mucha fuerza y ya estaban tirando del trineo antes de dar la señal de salida. Tras éste, salió otro más. Resultó que había unos cinco perros en la pista de salida que no estaban enganchados a ningún trineo, y cuando vieron que se alejaban todos sus compañeros, se pusieron a aullar desconsoladamente. En el vídeo me oiréis decir “ya pasó, ya pasó…”. Uno de los perros estaba profundamente afligido y bastó con que le acariciase la cabeza para que se tranquilizara. Entonces me viene la duda. ¿Les gusta tirar de trineos, a pesar del esfuerzo que supone? Aquí parecía que sí, todos esperaban a salir a correr y los que no podían se quedaban muy tristes –hasta que se les enganchaba a otro trineo y se les pasaba inmediatamente-.

Volvimos a Madrid pasando por Lérida, pero esta vez más callados y alguno echó una cabezada. Había sido un fin de semana muy completo, pero también escaso, porque me dio la impresión de que el principado de Andorra da para mucho más.
Si queréis más información:
Web de la Oficina de Turismo de Andorra
Cuenta en Twitter
Página de Facebook
o Youtube para conocer Andorra en vídeo.

 

Entradas relacionadas

14 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>