Dinamarca

El monzón de Copenhague

En julio tuve la oportunidad de participar en un blogtrip a Copenhague que terminaría siendo el viaje para bloggers más divertido que he experimentado. Tal rotunda afirmación se debe, entre otras cosas,  a que teníamos bastante libertad: cinco días para visitar una sola ciudad y un día libre para hacer lo que quisiéramos, lo que hizo que no se tratara de un viaje tan encorsetado como otros. Tampoco íbamos entre algodones, pues nos alojábamos en un hotel normalito y nos movíamos por la ciudad en bicicleta o en metro. Algo que hace que se parezca más al estilo de viajes que hago cuando me voy por mi cuenta. Y cómo no, mis compañeros eran grandes viajeros y en las cenas se hablaba más de nuestras aventuras por el mundo que de aspectos técnicos de los blogs y redes sociales que, qué queréis que os diga, me suelen cansar un poquico. Antes que blogger, me considero viajera o “amante de los viajes”; el blog viene como consecuencia, después la fotografía y todo lo que conlleva. No olvidemos la base de todo esto, nos gusta viajar.

El primer día del blogtrip ya fue una aventura. He vivido lluvias sin fin en Nepal, las tormentas tropicales en el Caribe o Tailandia y también fui una de las que sufrió las inundaciones del Viña Rock 2007 –quien haya estado me entenderá, en Frikipedia llaman a esta edición del festival “Agua Rock 2007” –… pero nada en comparación con el monzón de Copenhague, que dejaría a la ciudad sin agua caliente durante, por lo menos, los cinco días siguientes.

Llegamos a la capital danesa y contrariamente a los que nos habían contado, hacía un calor bochornoso. Me arrepentí incluso de no haberme traído protección solar. Pero esta temperatura era tan inusual como las lluvias torrenciales que nos sorprenderían unas horas más tarde. He encontrado este documental de la cadena danesa TV2, que creo que retrata muy bien esa lluviosa jornada. Está en danés pero las imágenes valen más que mil palabras.

 

 

 

Y entonces fuimos a recorrer Copenhague de una manera diferente, en Segway. Ya os comenté en el post de Málaga lo divertido que es este vehículo para conocer una ciudad. También es cierto que Copenhague está llena de carriles bici, rampas, etc que facilitan el paseo (no me imagino en Segway por Madrid, por ejemplo). He aquí algunas fotos que hice durante el recorrido.

Decidimos probar la cerveza del lugar en una plaza en la que despreocupados ciudadanos se sentaban a ver conciertos –Dinamarca es el país más feliz del mundo, por cierto–. Aún no nos habíamos terminado la birra, comenzaron a caer unos gotones que dejaban una marca en el suelo del tamaño de la circunferencia de una lata de refresco. Nos apresuramos a subir en nuestros vehículos para volver al lugar en donde los alquilan pero estábamos demasiado lejos. Nos cayó la tromba. En pocos minutos estábamos tan mojados como si nos hubiéramos tirado con ropa a la piscina y nuestros Segways más bien parecían motos de agua. Tokitan capturó nuestro viaje de vuelta con su cámara gopro, atentos al minuto 00:58 en donde se encuentra la famosa sirenita… y yo me tenía que tapar la cara con las manos para que no me hiciera daño el granizo mezclado con el viento, menos mal que llevábamos casco.

 

 

Otro vídeo, con un tinte más cómico es el que hizo el gran Pak goes to. No podría haber escogido mejor la música.

 

 

Dos de los Segways no pudieron con tanto trote y alguno tuvo que volver el último tramo corriendo. En mi caso, lo primero que hice fue quitarme las zapatillas y al volcarlas salió un chorro de agua de su interior.
Nos trasladaron al hotel en una camioneta y percibimos los destrozos que había dejado el diluvio. Campos de fútbol que parecían de waterpolo, gente sacando cubos de agua sin parar de los sótanos y de los coches, humo que salía por las alcantarillas. Cenamos lo único que la inundación no había estropeado en el restaurante italiano junto al hotel y para cuando terminamos una hora más tarde, la gente aún estaba achicando agua de sus casas y comercios.
Vaya manera de comenzar este viaje que nos depararía grandes sorpresas… pero no tanto como ésta.

Un saludo a mis compañeros de viaje sin los que este viaje no hubiera sido tan memorable @tokitan @larabrito @3viajes @Pakgoesto y @Jexweber 😉

Entradas relacionadas

15 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>