Noruega

Noruega: Cabo Norte – El color de la noche invernal


cabo norte

La bola del mundo, sobre el risco de Cabo norte. A 300 metros sobre el mar, es el monumento que señala a este punto como el más septentrional de Europa.

Creo que toda persona a la que le gusta viajar siempre tiene dentro de su cabeza puntos de la geografía, de la cultura o de la historia global, que le provocan ensoñaciones especiales. Sitios en los que no has puesto aún tus pies, pero que te despiertan una curiosidad insaciable. Ese tipo de voracidad que te quema y que no se calla viendo fotos en Internet, libros, o artículos escritos por otras personas. Ese tipo de deseo que te susurra en tu cabecita “ahí debes ir” cuando oyes hablar sobre ello. El Cabo Norte. Davvenjárga, en la lengua original Sami. El punto más septentrional de la Europa continental. El enclave donde puedes disfrutar del sol de medianoche, donde, en época estival, el astro rey nunca se pone. Nordkapp era para mí, uno de esos sitios.

El círculo polar Ártico, a donde nos íbamos a dirigir, es un paralelo situado a 66º 33’ 45’’N calculado a partir de una curiosa forma. Durante el solsticio de verano (lo que conocemos como la noche de San Juan, el 21 de Junio) al norte de esta línea imaginaria, nunca se pone el sol. A la inversa, en el solsticio de invierno, el 21 de diciembre, comienza el invierno en el hemisferio norte y ese día, en el paralelo polar septentrional, nunca podremos ver el sol en sí mismo. Claro que veremos claridad y las pocas horas de luz que disfrutemos (unas 4 horas en la región de Finnmark, al norte de Noruega y en Diciembre) serán todas de una luz rosada o naranja. Como si vivieras esos momentos en un amanecer eterno.

“Oye, tú… ¿te vienes a Cabo Norte?” Fue el saludo de Chema, coautor de las guías de viaje de “El diamante es carbon”. Hacía casi un año que no nos veíamos después de habernos conocido en Holanda las navidades anteriores con Inés, y aquello me pilló un poco a contrapié. -“Sí hombre, para Año Nuevo… vente que nos haremos unas risas”. ¡Cómo si aquello fuera un plan para ir a Roma! Yo, cuya ropa de invierno se reduce a una parca alemana comprada en el rastro de Madrid, un forro polar de publicidad de “Fortuna” de hace diez años, y unos calcetines gruesos del ejército, gentilmente donados por mi padre, me veía un poco sobrepasado. Tres cervezas con sus consiguientes tapas después, me habían embarcado en el viaje.

 

kirkenes

El puerto de Kirkenes visto desde el Nordnorge, uno de los ferries que cubren la ruta desde el sur de la costa del mar de Noruega, hasta este punto, rozando la frontera finlandesa y rusa, muy cerca de Murmansk

 

Después una breve y cervecil escala en Oslo, donde llegamos pertrechados con dos maletas repletas de comida y bebida que nos servirían de sustento durante una semana (los precios noruegos son bastante impopulares para el españolito medio), tomamos nuestro avión a Kirkenes, la ciudad más importante de la provincia de Finnmark. Kirkenes fue una de las principales bases de la Kriegsmarine, la marina alemana, durante la Segunda Guerra Mundial en el Ártico. La ciudad ostenta el segundo puesto en el triste récord de ciudades que más alarmas por bombardeo han sufrido (más de 1000 alarmas y 320 ataques aereos) sólo superada por la pequeña isla de Malta. Toda la ciudad ha sido reconstruida ya que, después del asedio del Ejército Rojo y la retirada alemana en octubre de 1944, sólo quedaron en pie 13 casas.

Tras un suave aterrizaje sobre una auténtica pista de hielo (al bajar del avión casi me dejo los dientes en suelo nórdico) nos dirigimos directamente al puerto donde nos esperaba el Nordnorge, uno de los barcos de la famosa compañía “Hurtigruten”, el servicio de ferries que conecta las principales ciudades y  los pueblos del Mar de Noruega (se pueden encontrar también en Groenlandia, Islandia y la Antártida). Tras un breve chek-in, establecimos nuestro campamento base en la sala de equipajes, puesto que lo de soltar euros para dormir en camarote no iba mucho con nosotros en el trayecto de 20 horas que nos esperaban hasta Honningsvåg, la principal ciudad de la isla Magerøya.


tramontana

Al abandonar la protección de los fiordos, la tramontana se convierte en una fuerza brutal que congela instantáneamente las gotas salpicadas por el Nordnorge.

Pero claro, no todo iban a ser atardeceres, amaneceres y transportes de un lado a otro. Después de una pequeña charla con una de las recepcionistas del ferry, la cual nos miraba con los ojos como platos de café y nos repetía -“pero que ahí fuera hay 15 grados bajo cero”, conseguimos que nos dejara abrir los jacuzzies del barco y … bueno …


jacuzzi Hurtigruten

Dudo que esta foto necesite explicación

Aún tendríamos otra pequeña discusión con la recepcionista, quien tras una serie de llamadas, nos dijo que Cabo Norte estaba cerrado y que no tendríamos oportunidad de llegar, así que la eficiente señorita nos ofreció dos opciones; a saber: continuar hacia Trømso, el que sería nuestro destino final al cabo de dos días, u hospedarnos en el albergue de Honningsvåg, el cual abrirían para nosotros al módico precio de 50 euros por cama esa noche. Tras mirarnos brevemente, decidimos que no habíamos ido hasta allí para nada, rechazamos la cortés oferta de alojamiento y nos apeamos a las seis de la mañana en la diminuta ciudad, capital de la isla Magerøya. Algunos de los puertos de Noruega ofrecen pequeñas salas de espera donde guardar mochilas en taquillas y donde permanecer caliente mientras se espera al siguiente ferry. Como no era previsible que el Hurtigruten que cogeríamos al día siguiente tuviera mucha afluencia, siendo 30 de Diciembre, decidimos que dormiríamos allí la noche siguiente, y nos fuimos de paseo por la ciudad.


Honningsvåg

La pequeña villa de Honningsvåg a las 9:30 am. En estas latitudes y en esta época del año, el sol nunca llegará a cruzar el horizonte en todo el día.

Honningsvåg, como muchas de las ciudades del norte de Noruega, fue quemada hasta sus cimientos por los alemanes en su retirada hacia el sur, en un intento por ralentizar el avance de la armada rusa hacia el sur, de tal manera que no pudieran encontrar cobijo ni suministros en el frío noruego. Lo que vemos hoy en día poco tiene que ver con lo que era hace 70 años, una villa de pescadores. Actualmente es una ciudad bastante moderna con un profundo puerto donde atracan los enormes barcos que faenan en las aguas del mar de Barents. No en vano, es uno de los puertos más importantes de Noruega. A pesar de estar en el círculo polar Ártico, la temperatura es bastante benigna debido a la calidez de las aguas que transporta la corriente del Golfo (la Gulfstream, la corriente que evita que Europa sufra en mayor medida los vientos y el frío Polar en invierno) Así, la temperatura media en invierno es de unos -4º y en verano la nieve desaparece, dejando paso al verde. No está nada mal teniendo en cuenta que estamos a 71º al norte del Ecuador.


Honningsvåg port

Vistas desde el puerto de los almacenes y la zona industrial de Honningsvåg, una ciudad cubierta de nieve aproximadamente siete meses al año.

Un barco de pesca Noruego atracado en el puerto

Nos acercamos unos cuantos a la estación de autobuses y encontramos uno de ellos con el rótulo que todos estábamos deseando leer: Nordkapp. Abrió la puerta un conductor de unos cuarenta y tantos con un enorme mostacho grasiento, mirada torva, pintas bastante desaliñadas y un perfecto inglés que, entre supuestos chistes, porque solo se reía él, nos dijo que el autobús partía a las 12h por el nada popular precio de 50 euros (creo que fueron unas 350/370 NOK) por persona con la entrada a Nordkapp incluida y, eso sí, flamantemente pagables con tu tarjeta de crédito. A mi me dio la impresión de que nuestro amigo iba con algo de vodka en el cuerpo, o bien que estaba ligeramente tocado del ala, o incluso ambas opciones podrían ser correctas, pero hay momentos que es mejor no pedirle peras al olmo.


bus nordkapp

Nuestro bus, a la entrada de Nordkapp con nuestro amigo pitando como un loco para que saliéramos del recinto. Nótese que la carretera está literalmente congelada, pero allí es obligatorio tener ruedas para la nieve, así que no parece importar demasiado

Vamos a derribar un mito. Nordkapp no es el punto más al norte de Europa continental. Ese supuesto honor lo posee su impronunciable vecino, el cabo Knivskjellodden que está 1453 metros más al norte, el cual era el objetivo inicial del viaje y que a la postre se acabó demostrando inabordable. Pero es que ninguno de los dos es, tampoco, el punto más al norte de Europa, ya que ambos se encuentran en la isla de Magerøya, unida por un espectacular túnel a la zona continental de Noruega. Este túnel de casi siete kilómetros se sumerge hasta 212 metros bajo el nivel del mar. Construido en 1993, fue, en su momento, uno de los túneles submarinos más largos del mundo. Sea como fuere, Nordkapp es, seguramente, el punto más espectacular ya que se levanta sobre un risco de 300 metros que cae en picado hacia las tormentosas aguas del Ártico, y es que este es el punto que se considera tradicionalmente la línea divisoria entre el Mar de Noruega y el Mar de Barents.

Este cabo fue descubierto (o redescubierto, según si preguntas a los ingleses o a los Samis) por Richard Chancellor en 1556. Este explorador polar inglés deseaba encontrar el paso del Nordeste, o ruta del Mar del Norte, para poder abrir una nueva ruta comercial con Oriente, y evitar así los monopolios del transporte continental, pues había que atravesar decenas de países y pagar cientos de aranceles. Richard Chancellor murió en su segundo viaje durante una tormenta en el mar de Noruega mientras sus barcos, que no estaban preparados para las duras condiciones árticas, trataban de refugiarse en el fiordo de Trondheim. Chancellor lo consiguió pagándolo con su vida. Durante un tiempo los barcos ingleses pudieron comerciar libremente en Rusia, vendiendo principalmente lana y paños de manufactura inglesa y tratando de abrir una nueva ruta comercial a China.

Durante el verano se puede disfrutar del llamado “sol de medianoche”, ya que desde el 21 de Junio hasta mediados de julio, el sol no se pone, y es cuando más turistas acuden a este punto. También, durante estas fechas, hay escaladores que aprovechan para trepar desde el mar a la plataforma de Cabo Norte (haciendo esto, ¿se ahorraran la entrada?) y se pueden ver muchos aficionados a las motos. Este punto de la geografía Noruega es una referencia para los que les gustan las dos ruedas, ya que es el origen o el destino final de la ruta atlántica, que cubre 8166 km desde la Punta de Sagres, en Portugal, hasta Nordkapp.

 

 
Knivskjellodden

Vista desde Cabo Norte de su norteño vecino, el Knivskjellodden. Mi error fotográfico: No sacar la foto del mismo completa porque era más bonito el cuadro izquierdo. Es el cabo que se puede ver a la derecha de la foto y que se extiende unos 1500 más hacia el polo norte.

 

 


Cabo Norte Noruega

Lo conseguimos. Cabo Norte, a 30 de Diciembre de 2010. El menda no aparece porque es el que saca la foto.

En el Cabo Norte

Así que yo, Mi parca alemana del rastro madrileño y los calcetines gentilmente donados por mi padre, que me costó bastante quitarme, se toman la modestia de dedicarse una.

Durante la frenética toma de fotos entre todos, y con el viento brutal que barre Cabo Norte, una pareja extranjera (en el autobús creo que éramos diecisiete, trece de ellos, nosotros) al verme con mi cámara se acercaron a pedirme una foto. Mientras cogía la pequeña cámara entre mis guantes y me acercaba a la bola del mundo, dispuesto a sacar la foto, todo el mundo se puso a chillar, gritarme y señalarme… lentamente me di la vuelta y con el horror más absoluto observé que el viento había derribado mi trípode y que mi nueva y flamante cámara se balanceaba por la parte externa de la barandilla de seguridad, amenazando con caer los 306 metros de desnivel hasta las gélidas aguas del mar de Barents. Con la cámara de la pareja entre los dientes, los gritos de los míos en la espalda e intentando no partirme la crisma contra el suelo congelado, evité la caída de mi segunda niña y, con el corazón en la boca, volví y saqué la foto a la pareja. Seguramente esa foto salió movida, porque las manos me temblaban hasta la altura del codo.

Después de las pertinentes fotos en la bola del mundo nos refugiamos de la fresca en el enorme centro de visitantes. Éste tiene tres plantas y lo más interesante es que proyectan una película sobre la historia de Cabo Norte y seguramente la tienda más grande de souvenirs de la historia. Sí, yo caí. Me compre una sudadera de calidad decente (y bastante calentita, para sustituir a mi manido forro polar) a un precio… ehmmm…. a un precio. Por cierto, el gobierno noruego ha exigido este año (2011) a las autoridades de Magerøya rebajar el precio de entrada a la de la meseta de Nordkapp. Llego un año tarde.


quitanieves

Un enorme quitanieves precedía a nuestro autobús tanto a la subida como a la bajada de la carretera que nos transportó. Imagino que el precio de la entrada incluía el servicio.

observatorio Nordkapp

El observatorio de Nordkapp. Un centro de estudio sobre la formación y evolución de las auroras boreales en la parte norte de Noruega

Finalizando la jornada de visitas, Saúl convenció a nuestro conductor (por un plus de 8 euros por barba) para llevarnos a Skarsvåg, un minúsculo pueblo de 60 habitantes que proclama ser la villa de pescadores más al norte de Europa.  Por entonces ya era de noche a pesar de ser las dos de la tarde. Mientras paseábamos por allí, una ufana señora se empeñó en que visitáramos  la casa de Papa Nöel.  La sangría económica ya había sido suficiente ese día y, como además todo el mundo sabe que Papa Nöel es de Rovaniemi, declinamos la invitación, dimos un paseo por el pueblo y nos retiramos de vuelta a Honningsvåg. Durante el trayecto de retorno, operado por otro conductor mucho más amable, sufrimos una fuerte ventisca que zarandeaba el autobus de lado a lado de la carretera y el conductor nos comentó que casi con toda seguridad, las carreteras a Cabo Norte y a Skarsvåg iban a ser cortadas al día siguiente. Habíamos tenido suerte.


Skarsvåg

La osa mayor adorna el cielo de esta pequeña casa, en Skarsvåg

Cobertizos de pescadores en Skarsvåg

Cobertizos de pescadores en Skarsvåg. Parte del pueblo esta “adornada” con bacalaos colgando esperando... no se qué esperan, la verdad . En la foto a la izquierda se pùede apreciar uno.

Al día siguiente cogeríamos otro de los ferries y seguiríamos nuestro camino hasta Trømso, la ciudad de las auroras boreales, donde celebraríamos la Nochevieja. Por cierto, sí, pudimos admirar este fenómeno atmosférico. Desgraciadamente todas las veces que lo observamos, fuedesde los barcos, así que, debido al propio movimiento de estos, me quede sin sacar una buena foto o incluso un time lapse que habría rematado el viaje. Siempre es una excusa para volver a visitar la noche invernal. Os dejo unas cuantas fotos más del el viaje y espero que os haya gustado esta entrada.


Intento semi-fallido de fotografiar una aurora boreal desde la proa del Nordnorge

Intento semi-fallido de fotografiar una aurora boreal desde la proa del Nordnorge (con un viento de bigotes) a la derecha, las luces de la ciudad de Vardø.

aurora boreal con el cinturón de Orión en el centro

Otro proyecto de aurora boreal con el cinturón de Orión en el centro. Se me movió la cámara.

Un joven árbol crece entre la nieve. Tysenfjörd.

Un joven árbol crece entre la nieve. Tysenfjörd.

TysenFjord

TysenFjord. Aquí se supone que se pueden ver orcas, alquilar barcas para navegar a su lado o incluso bucear con ellas. Desgraciadamente yo no vi ninguna.

una botella de vino y un buen fuego

Salimos a ver auroras y nos encontramos el cielo completamente encapotado. Solución: una botella de vino y un buen fuego.

El fiordo de Hammerfest visto desde la cubierta del Polarys

El fiordo de Hammerfest visto desde la cubierta del Polarys

El Polarys, a nuestra llegada a Trømso

El Polarys, a nuestra llegada a Trømso

La ópera de Oslo

La ópera de Oslo. Uno de los pocos edificios remarcables de esta anodina ciudad. Me quedé sin ver el museo del Fram porque estaba cerrado

Ganesh en Cabo Norte

 

 

 

Entradas relacionadas

10 comentarios