Francia

Ile de Ré (La Isla de Ré), Francia

Ile de Ré

 

Dejando atrás a la bella La Rochelle nos dirigimos a la primera de las tres islas que visitaría en mi viaje por la costa atlántica de Francia; la Isla de Ré (Ile de Ré). En cuanto se cruza el puente uno se da cuenta de que se ha llegado a una isla muy llana; su punto más alto se encuentra a sólo 19 metros de altura y su territorio dispone de 100km de pistas para bicicleta. Un buen lugar no sólo para pedalear, sino también para hacer una bonita excursión en segway. Súmale a esto el estilo propio de la isla a base de casas blancas, postigos verdes, azules o grises, tejados de teja roja y malvarrosas que surgen entre las baldosas de las aceras y entenderás por qué ha sido escogida en ocasiones por ilustres veraneantes como Johnny Depp y Vanessa Paradis.

Los primeros habitantes que conocimos en la Isla de Ré fueron los burros con pantalones, todo un símbolo de la isla y de cuya figura se venden souvenires de lo más variopinto. Aunque nosotros los vimos “desnudos”, llama la atención el pelaje largo y rizado –o incluso con rastas- de la raza del borrico del Poitou. Está en peligro de extinción: en el mundo existen sólo 300 ejemplares, de los cuales 19 viven en esta isla, pero no sólo han estado protegidos actualmente. En 1860, para evitar que su asno se viera afectado por las enfermedades causadas por las picaduras de insectos, un habitante de la Isla de Ré tuvo la idea de fabricar protecciones para las patas de delante y de detrás con telas de colchón a rayas. Aunque ya casi se ha abandonado el trabajo en las salinas o en el campo, los burros perpetúan la tradición llevando los pantalones.

burros

Acto seguido hicimos una vista a las Salinas y su Ecomuseo, lugar en el que los salineros recogen su oro blanco. En una superficie de 450 hectáreas, siguen con una tradición que data de varios siglos: el agua del mar pasa un tiempo en estanques de arcilla poco profundo en donde se produce un proceso natural de evaporación gracias al sol y al viento. Así es como cada salinero recoge cada dos días 40 kilos de sal y un kilo de la llamada flor de sal, una sal Gourmet que tiene una mezcla entre un sabor sutil a violetas y un delicado olor marino.

costa atlántica escaleras de caracol

Aunque la isla de Ré sea extremadamente llana, podemos obtener una vista aérea si subimos los 257 peldaños de la escalera de caracol del Faro de las Ballenas –nos engañaron para subir diciendo que arriba había acceso a wifi-. El pueblo de Saint Clement des Baleines debe su nombre, cómo no, a las ballenas pues durante el periodo de migraciones, algunas se quedaban varadas en un banco de arena en la punta noroeste de la isla. El faro es uno de los más altos de Francia así como el monumento más visitado de Ré. Merece hacer un esfuerzo que es recompensado con unas vistas espectaculares en las que, entre otras cosas, se divisa la larga playa de la Conche bordeada de dunas con vegetación en donde se rodaron escenas de desembarco de la película “El día más largo”.

panorama isla de re

Al día siguiente nos levantamos con energías para recorrer la isla de la manera más divertida, en segway y conocer las diferentes facetas de la isla como los bosques, las marismas y los vestigios históricos. Comenzamos la ruta en las fortificaciones de Vauban en saint Martin de Ré que se incluyen en la lista del patrimonio mundial por la Unesco. A finales del siglo XVII, las amenazas de corsarios británicos y holandeses obligaron a Luis XIV a confiar la defensa de la isla de Ré a su mejor ingeniero: Vauban, comisario general de las fortificaciones del reino. Tenían varios objetivos con este proyecto: defender el nuevo puerto de guerra de Rochefort y el puerto comercial de La Rochelle, vigilar la población protestante local y proteger “el oro blanco”.

segway Ile de re

Seguimos por la costa pasando por algunas manufacturas de ostras (el otro producto estrella de la Isla de Ré). Nos adentramos en la naturaleza descubriendo –además del aguante que tienen los segway- la belleza natural de la isla. También pasamos por pueblecitos de callejones encantadores y floridos como Ars en Ré y su bicolor campanario que figura en la lista de los pueblos más bonitos de Francia. Terminamos en el puerto de Saint Martin de Ré, la capital de la isla y un lugar muy animado con terrazas, mercadillos callejeros y heladerías con sabores para todos los públicos y otros más atrevidos como el helado de ostras y el de caviar.

 puerto frances

 

Dónde dormir: Hotel Le Vieux Grèement***
Dónde comer bien: Le Grenier à Sel
Dónde contratar un tour guiado en Segway: escribir a Fréderic Roussaux a iledere(a)mobilboard.com

saint martin de re helado de ostras y helado de caviar

 

Artículos relacionados:

La isla de Oléron y la isla de Aix en fotos

La Rochelle

Entradas relacionadas

13 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>