España

Rutas por el Bierzo: La Sierra de Ancares

Sí, el tiempo en febrero a veces es durillo en esta zona.

Decía el padre Flórez en su “Historia sagrada de España” que “circunvalan al Bierzo muros fabricados por el omnipotente, y dejan formado un campo en especie de Anfiteatro natural, ameno fructífero y espacioso… Produce vinos, granos, lino y cuanto puede esperarse de árboles frutales con tal benignidad del Cielo que aún sin industria de los hombres, matiza la naturaleza sus montañas con Nogales, Castaños, Cerezos, Perales, tejos, Moreras y aún Olivos. Las aguas, de que abunda, ministran, en la mayor parte, mucha pesca. Los montes son como almacenes de oro, plata, plomo y hierro… Nadie puede entrar sino bajando, como no sea por donde salen las aguas unidas por el Sil metiéndose en Galicia.” Hoy en día, casi todo lo que escribiera el padre Flórez hace casi doscientos cincuenta años sigue vigente en esta olla enjaulada entre montañas de casi dos mil metros.  Hoy, aquí, va la primera parte de uno de sus parajes naturales más importantes.

De Villafranca  a Vega de Valcarce  y Balboa– El oeste de los Ancares

Quizá Febrero no sea el mejor momento para hacer una visita a esta zona. Hace algo frío, pero si tienes días despejados, se puede disfrutar, y mucho, de la fuerza de sus vistas y paisajes. Declarada por la UNESCO reserva de la biosfera, Los Ancares se ubican en el Noroeste de la comarca del Bierzo, pero el parque también incluye  parte de la provincia de Lugo.  En su vertiente leonesa  están constituidos por una sucesión montañas y valles tallados por los ríos Ancares y Burbia. También incluyen los valles de Balboa y Fornela. Los Ancares leoneses han sido una zona tradicionalmente despoblada.  Sus habitantes se han esforzado a través de los siglos en extraer lo posible de los escasos espacios disponibles para la agricultura y para una ganadería de subsistencia. Estos pequeños valles quedaban aislados en invierno hasta hace pocas décadas, lo que ha mantenido en muchos casos intacta su arquitectura tradicional, las pallozas.

Ganadería de subsistencia. Las vacas de raza asturiana buscan entre la nieve su sustento.

Una de las rutas que os propongo, parte de Villafranca del Bierzo, la población más bonita de la zona. La “pequeña Compostela” es un pueblo atravesado por camino de Santiago francés y esto le ha dado mayor importancia y población que al resto de los pueblos aledaños. Está salpicado de Iglesias, palacios e incluso un monasterio, que es la colegiata de Santa María de Cluny (fundado por la orden francesa del mismo nombre).  También podemos ver  el Castillo de los Marqueses de Villafranca, que aún viven ahí, pero que ya no es visitable.  La iglesia de Santiago tiene además una curiosidad que es la “puerta del perdón”. Hay más puertas de este tipo en muchas iglesias y catedrales españolas (Sevilla, Coria, Ciudad Real…). Su nombre es tal, porque eran puertas que al ser atravesadas por peregrinos  que buscaban redimir algún pecado, se les era concedido el perdón divino. Aquí, en la Iglesia de Santiago es básicamente lo mismo salvo que es el único punto del camino en el que si un peregrino que por motivos de enfermedad no puede continuar su ruta a Compostela, traspasa el umbral de la puerta y toma la comunión, recibirá los mismos privilegios y “perdonanzas” que si hubiese llegado a la ciudad Santa de Galicia. Supongo que esto sucede sólo si ha superado determinado número de etapas.

La puerta del perdón de la Iglesia de Santiago.

Siguiendo el propio camino Jacobeo llegamos a Vega de Valcárce, uno de los pueblos de El Bierzo donde se sigue hablando gallego. Vega está dominado por el castillo de Sarracín y el de Santa María de Autares. Fue (y es) un importante pueblo porque sus dos castillos cerraban completamente el paso a Galicia. Si a los señores de Valcárce les daba por ahí, no entraba ni salía nadie. Además Vega era un punto en el que se cobraba el portazgo, un impuesto por el tránsito de personas y/o mercancías del que sólo estaban exentos los peregrinos. Como los peajes de las autopistas, pero en versión antigua. O dicho de otra manera, los pagos por usar las autopistas son el portazgo moderno. Está todo inventado. Vega también tiene un par de albergues para peregrinos y un bonito puente romano.

El “teito” de una palloza tradicional tiene unos 20 centímetros de paja de espesor. Como curiosidad os dire que el poblado de Astérix esta formado en parte por pallozas.

El castillo de los marqueses de Villafranca. Los marqueses siguen disfrutando de parter de él. otra parte se quemó y no ha sido nunca restaurada. Foto de aamaianos

De Vega podemos saltar a Balboa, una aldea curiosa. Muy curiosa. Un pueblo tradicional del Bierzo que busca convertirse en un centro cultural y recreacional de la zona. Sus pallozas (tradicionales viviendas de piedra con la techumbre de paja) han sido reconvertidas en restaurantes donde, acompañados de comida tradicional, se toca música en vivo, se realizan actividades culturales, se declama poesía… Además, en el anfiteatro ubicado a los pies del castillo se celebran festivales de reggae, de música celta y, el más consolidado, el Balboa Jazz en verano. Y cómo no, se celebra a lo grande la Noche de San Juan, donde (me han prometido que) la farra es de las buenas. Balboa también cuenta con la casa de las gentes. Este antiguo polideportivo ha sido rehabilitado como centro cultural por el esquivo escultor y artista Domingo González (esquivo porque no parece ser una persona que disfrute de la alabanza de las multitudes). Paradójicamente, el día que se presentaba su obra él era el único ausente. La exposición permanente del edificio cuenta con muchas de las excelentes  tallas de este artista en madera. Además siempre hay exposiciones transitorias y el edificio cuenta con su propio salón de actos, donde habitualmente se proyectan documentales (Más info aquí). La entrada cuesta en torno a dos euros. Si quieres ver el valle (altamente recomendable), sube al Castillo donde se encuentra el anfiteatro, para tener una buena panorámica de la zona.

Las pallozas tradicionales han sido reconvertidas en balboa en restaurantes y zonas de recreo.

La casa de las gentes de Balboa. Un centro cívico/museo interesante.

Si lo que te interesa es el trekking, senderismo suave o rutas en bicicleta, en páginas como www.turismoactivobierzo.es/, www.bierzorutas.com/ o en www.lamiradacircular.com/ puedes encontrar lo que buscas. También es fácil obtener amplia información en los centros de interpretación/turismo, así como en los albergues y hoteles. Si buscas un buen sitio donde alojarte, Villafranca del Bierzo quizá es la que más posibilidades ofrece, incluyendo gastronomía y ocio nocturno (buenos bares, buenos precios). Un gran sitio para alojarse es el (como a ellos les gusta denominarse) microhostal La puerta del perdón donde Herminio y Pilar os harán sentir como si estuvierais en vuestra casa, y donde además se come de lujo. Si no me creéis a mí, pinchando aquí encontráis 77 opiniones más. El Bierzo es, además, tierra de buen vino, así que riega tu descanso con una buena copa de tinto. Quizá al día siguiente quieras hacer la ruta del norte.

@Gothart en twitter

 

 

Entradas relacionadas

4 comentarios

Responder a Noelia

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>