Portugal

Qué ver en Madeira en 5 días. VÍDEO

ganesh en madeira

 

Madeira es una isla portuguesa para ir en cualquier momento porque sencillamente, aquí siempre hace buen tiempo a excepción de algún día suelto en que tiene que llover para mantener el verde dominante del paisaje y las omnipresentes flores. A diferencia de la Europa continental, no tiene estaciones del año que te obliguen a descartarla, las temperaturas son suaves durante todo el año: guarda este destino en la mente para viajar cuando te aparezca un puente inesperado o el típico “mono de viajar” al que hay que alimentar aunque sea durante solo cinco días. Si bien Madeira tiene un tamaño considerable y precisa más tiempo para conocerla en profundidad, yo os propongo una ruta que se puede hacer en cinco jornadas en el que ver un poco de todo.
En el vídeo podéis conocerla por orden cronológico y si queréis tener más información sobre este recorrido, os recomiendo leer el blog de Chavetas, uno de mis compañeros en este viaje. Creo que no se ha dejado ni un solo detalle para planificar esta escapada.

 

Pero antes de nada, no olvides llevar un buen seguro de viajes

Yo recomiendo el seguro de viajes de Mondo: ofrecen una serie de productos para que no pases el mal rato de tener que analizar cuál le conviene más (si tendrá o no las coberturas que necesita, si será suficiente, etc). Ellos hacen el rastreo por ti y en función de tu tipo de viaje te recomiendan el seguro más adecuado (según el destino, la duración, el tipo de viajero, presupuesto, etc). También se pueden incluir otras garantías como cancelación, deportes de aventura o material informático. Para más información, puedes mirar aquí y obtendrás un 5% de descuento.

el mejor seguro de viajes

 

 

Día 1: Vuelo a Funchal con un aterrizaje memorable

Volamos desde Madrid con escala en Lisboa a Funchal, la capital de Madeira. La aerolínea escogida fue la nacional TAP puesto que Madeira forma parte de los territorios atlánticos de Portugal, igual que las Islas Azores. La pista de aterrizaje pone los pelos de punta, de hecho se encuentra en la lista de los aeropuertos más peligrosos del mundo pero no te preocupes, sólo ha habido un accidente y fue hace mucho tiempo, además el piloto no tenía mucha experiencia y ahora están debidamente cualificados. El motivo de que la pista se encuentre en el mar se debe al carácter escarpado de esta isla de origen volcánico. No hay lugares llanos ni playas.
Nos alojamos en Funchal.

Pista de aterrizaje de Madeira

Pista de aterrizaje de Madeira

 

Día 2: Senderismo por levadas

Madeira está formado por un gran macizo central atravesado por un montón de túneles y canales de agua. De manera paralela a éstas hay unos caminos denominados levadas y se puede caminar por ellas realizando diferentes rutas de senderismo como la de Caldeirao Verde. Las vistas vertiginosas desde los caminos y la increíble vegetación bien merecen la pena.
Además, antes de llegar al punto de partida de las levadas paramos en varios mirados espectaculares como el de Machico y el de Panha de Aguia.
Por último probamos la típica espetada maderiense y visitamos en Porto da Cruz la fábrica de caña de azúcar Companhia Engenhos do Norte Lda. de donde sacan ron.

Panha de Aguia

Panha de Aguia

Levada Caldeirao Verde

Levada Caldeirao Verde

fábrica de caña de azúcar Companhia Engenhos do Norte Lda.

Fábrica de caña de azúcar

 

Día 3: Vertiginosos miradores, playa de piedras y Camara de Lobos

La tercera jornada no es apta para quienes sufran de vértigo pues hicimos un recorrido por los mejores miradores de la isla. Primero nos asomamos en Pico dos Barcelos desde el que se obtiene una panorámica de la ciudad de Funchal. A continuación alucinamos en el altísimo mirador de Eira do Serrado que alcanza los 1.904m de altura a solo 14 km de la costa. Ahí escuché a un turista alemán murmurar “este lugar está sobre dimensionado” y me pareció que era la mejor definición posible. El último mirador, el de Cabo Girão, tiene la peculiaridad de consistir en una plataforma transparente para que veas la caída de 580 metros que hay bajo tus pies. Casi casi como Preikestolen.
Terminamos la mañana en Fajã dos Padres, una de las pocas playas de la isla pero hay que bajar en un larguísimo ascensor, como lo oyen. Una vez en Fajã dos Padres puedes darte un baño, comer en el restaurante ecológico, pasear por los huertos con todo tipo de frutas y verduras a tu alrededor y hasta hay disponibles habitaciones por si te quieres quedar a pernoctar en la más absoluta intimidad.
Al atardecer nos acercamos a la encantadora localidad de Camara de Lobos, donde los lugareños juegan a cartas en la calle o reparan la pintura de sus barcas de pesca. Como veréis en el vídeo, también hay un lugar donde probar la mejor poncha (aguardiante, limón, naranja y miel). Por la cara que pongo en el vídeo, se nota que es bastante fuerte.

Desde el mirador de Eira do Serrado

Desde el mirador de Eira do Serrado

Mirador Cabo Girao

Mirador Cabo Girao

Ascensor de Faja dos Padres

Ascensor de Faja dos Padres

Camara de lobos

Camara de lobos

 

Día 4: Recorrido por Funchal y avistamiento de delfines

Comenzamos visitando la Quinta das Cruzes, un antiguo edificio histórico reconvertido en museo para conocer cómo vivía la nobleza en el siglo XVIII.
Madeira es un buen lugar para observar cetáceos y delfines así que hicimos una excursión en zodiac a altamar en busca de estos animales. No tuvimos demasiada suerte y lo único que vimos fueron delfines… “golfinhos” en portugués.
A continuación hicimos un recorrido por Funchal en tuk tuk, una gran manera de evitarse las cuestas que tiene esta ciudad.

Vistas de Funchal desde el fuerte

Vistas de Funchal desde el fuerte

En tuk tuk por Funchal

En tuk tuk por Funchal

 

Día 5: Mercado de Labradores y jardín botánico japonés

El mercado de Labradores de Funchal es una visita obligada cuando viajas a Madeira o debería serlo. Los viernes y los sábados te puedes acercar a este colorido microcosmos de vendedores con trajes regionales y lugareños en busca de flores, pescados y frutas tropicales.  También aprendimos de la historia de Madeira en el museo interactivo Story Centre y paseamos en el Jardín Monte Palace. Cuando me subí al teleférico que accede a este lugar no me imaginé que me llevaría a uno de los jardines más bonitos que he visto en mi vida. Hay plantas provenientes de todas las partes del mundo pues el clima es óptimo para experimentar con nuevas especies vegetales como azaleas, diferentes tipos de árboles y hasta prehistóricos helechos gigantes. Todo ello dispuesto de manera oriental y adornado con abundantes flores como es habitual en la isla.

Florista del mercado de Labradores

Florista del mercado de Labradores

Jardines orientales Monte Palace

Jardines orientales Monte Palace

 

Etiquetas: , ,

Entradas relacionadas

6 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>