Noruega

PREIKESTOLEN, Noruega

preikestolen

 

Preikestolen (púlpito en noruego) es el nombre de una formación rocosa, probablemente el lugar más turístico de Noruega. Todos los días decenas de turistas suben a este saliente asomado el fiordo Lysefjord a pesar de que haya que caminar cuesta arriba por un camino de cabras.
¿Y esto por qué?
Porque hay pocas experiencias más emocionantes que asomarse al vacío a 604 metros de altitud… sin barandilla.

preikestolen

 

Primero llegamos a Stavanger, una bonita ciudad con calles adoquinadas y casitas blancas. Se sustenta, a parte de por el turismo, por el petróleo y tiene una de las tasas de desempleo más bajas de Europa, sólo un 1%. De aquí tomamos un ferry a Tau, en donde nos esperaba un autobús que deja a los turistas al pie de Preikestolen. Si es que está muy bien montado.

 

casa con cesped

 

Comenzó la caminata. Se tarda más o menos dos horas en subir hasta la roca del púlpito, por un camino sin mucha dificultad aunque escásamente preparado. Rocas, charcos, lagos, vegetación. La travesía es también muy fotogénica.

 

altura preikestolen

on the rock

laguna preikestolen

Una vez arriba me quedé maravillada ante las vistas, y sorprendida por el poco vértigo que tiene la gente. Muchas personas se sentaban en el borde colgando las piernas. Yo eso no…
Primero asomé la cabeza reptando hasta el borde. No sé cuánto tiempo me quedé mirando hacia abajo, bastante nerviosa porque no hay ninguna protección para no caerse, lo cual también era parte de su encanto.

 

fiordo noruega

 

Más tarde me atreví a sentarme.

 

asomarse en preikestolen

 

Y por último, a ponerme de pie. Ésto sólo unos segundos.

 

pulpito

 

Había mucha gente hacienda picnic y se escuchaba a mucho español. Si es que en agosto los nórdicos viajan a lugares calurosos, y los españoles huímos hacia sitios más fríos.
Una rubia se hacía fotos saltando en el borde, quería tener un recuerdo en el que saliera en el aire sobre Preikestolen. Cada vez que realizaba un intento, se nos ponían de corbata. También escuché a una familia que discutían –mientras sujetaban una ikurriña-, pues el hijo quería asomarse y el padre no le dejaba, no vaya a ser que se caiga al vacío. Los argumentos de ambos eran muy graciosos.

 

pulpito preikestolen

 

Además, se podía subir unos cuantos metros más, para poder ver el púlpito de roca desde arriba.
De pronto y a una velocidad asombrosa, comenzaron a formarse nubes a nuestra altura. No se veía nada a parte de nuestros pies al caminar, así que nos apresuramos a bajar del fiordo. Me crucé con turistas que aún estaban subiendo, es una pena porque no iban a ver nada; la niebla podía cortarse a cachitos.Por eso, se recomienda mirar el parte meteorológico antes de realizar la excursión.

 

paisaje noruega

 

No os preocupéiss por el peso que pueda aguantar esta plataforma, aquí ha llegado a tocar una orquesta. ¿Os imagináis su sonido ante la inmensidad de los fiordos?

Entradas relacionadas

13 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>