Ucrania

Chernivtsi, la joya olvidada de Ucrania

chernivsti

Chernivtsi es una ciudad fascinante de Ucrania. Desconocida por muchos y olvidada por otros, alberga edificios preciosos, acogedoras cafeterías, gente cálida y amable y un buen ambiente universitario. Pensábamos estar sólo de paso, pero nos cautivó. En vez de dos noches, pasamos cuatro. Cinco días deambulando por sus calles, disfrutando de un lugar sin turistas y bebiendo café bueno y barato (también alguna que otra cerveza). ¿Aún no te animas a venir Chernivtsi? Sigue leyendo y acabaré convenciéndote.  

 

Un poco de historia no hace daño…

Fue tierra fronteriza entre las civilizaciones occidentales y el imperio bizantino. A lo largo de los siglos por sus tierras han pasado tártaros, polacos, turcos, moldavos y rumanos. Muchos de sus edificios y calles adoquinadas son claras huellas del Imperio Austrohúngaro. Ha sido conocida por diferentes nombres, dependiendo del país que la dominaba en cada época o de los grupos étnicos que la poblaban. Tiene diferentes denominaciones en rumano, moldavo, polaco, alemán, húngaro, ruso y yidis.

Uno de los edificios barrocos de Chernivtsi

Uno de los edificios barrocos de Chernivtsi

 

A finales del siglo XVIII fue anexionada al Imperio Austrohúngaro y se convirtió en la capital de la región de Bucovina. Comenzó a desarrollarse, atrayendo a intelectuales, artistas, mercaderes y artesanos; poseía una vida cultural tan rica que fue llamada “Pequeña Viena” y “Alejandría europea”. Albergó a grandes científicos, poetas, músicos y cineastas hasta que llegaron las guerras, las reparticiones de territorios, las expulsiones de judíos, el exilio, la URSS…

Finalmente y hasta hoy día forma parte de Ucrania y es considerada uno de los centros culturales y arquitectónicos del país.

 

Qué ver y hacer en Chernivtsi

Pasear. Definitivamente, Chernivtsi es una ciudad para andarla. El centro histórico es bastante compacto y se puede recorrer a pie. Para nosotros lo mejor fue meterse por algunas de las callecitas laterales y apreciar la vida diaria de sus habitantes. Aún en estos tiempos para muchas personas mayores sigue siendo un pueblo en el que pasar el rato sentado a la puerta de casa. Pelando patatas, cosiendo, fumando o tomando un té mientras se conversa con los vecinos (y, seguro, se cotillea).

En la Plaza Central se encuentra el antiguo edificio de la Corte de Justicia que actualmente alberga el Ayuntamiento de la ciudad; es fácil de localizar ya que es azul. Desde allí parte la arteria principal (y peatonal) del casco antiguo: la calle Kobylyans´koi, en honor a la escritora y activista social por los derechos de la mujer y vecina de esta ciudad Olga Kobylyanska. A lo largo de toda la calle encontrarás decenas de restaurantes, chocolaterías y cafeterías donde sentarte a descansar y observar el ir y venir de la gente.

 

Calle Kobylyans´koi

Calle Kobylyans´koi

 

Si hace buen tiempo puedes pedirte un café en algunos de los puestos ambulantes y sentarte a escuchar a alguno de los músicos que suele haber en la calle. Cuando estuvimos nosotros, en una tramo de unos 400 metros, había un trío de cuerda tocando música clásica, un duo de guitarra y armónica tocando blues y una orquesta folclórica; y eso que era noviembre y la temperatura rozaba los cero grados.

Cafetería ambulante en la calle Kobylyans´koi

Cafetería ambulante en la calle Kobylyans´koi

 

Cafetería ambulante en la calle Kobylyans´koi

Cafetería ambulante en la calle Kobylyans´koi

 

Músicos en la calle Kobylyans´koi

Músicos en la calle Kobylyans´koi

 

A la hora de la comida o de la cena tienes varias opciones de precios. ¡Ojo! Si no eliges un restaurante caro, verás que los baratos no tienen alcohol en sus menús. El truco consiste en traerte tu propia cerveza o botella de vino de algunas de las tiendas que tienes en la misma calle y en el restaurante te las abrirán y servirán en sus copas sin coste alguno. Es algo muy común que no adivinarías hasta que ves a alguien hacerlo. Recomendamos la tienda de alimentación Kolos donde tienes cervezas locales por 10 o 12 grivnas y la comida de la pizzería de enfrente es tan buena como simpáticos son sus camareros.

 

Centro cultural y arquitectónico

El barroco es el estilo predominante en la ciudad y no tienes más que mirar los edificios que te rodean para apreciarlo. Aunque la antigua sinagoga ahora sea un cine; la iglesia armenia, una sala de conciertos; y el hotel Bristol, un dormitorio universitario, siguen conservando el mismo aspecto exterior.

Al igual que otras construcciones que siguen cumpliendo su cometido original como la nueva sinagoga, la Casa de Cultura Alemana, la catedral rumana, la iglesia ortodoxa rusa, la estación de trenes, la oficina de correos y otras cuantas iglesias ortodoxas repartidas por la ciudad. Entre ellas destaca la Iglesia Ortodoxa de San Nicolás que no sólo se distingue por sus torres gemelas, sino también por el color. Es de color rosa, que la diferencia bastante de las iglesias católicas europeas.

Iglesia Ortodoxa de San Nicolás

Iglesia Ortodoxa de San Nicolás

 

Al otro lado de la Plaza Central empieza la calle Universytets´ka que, evidentemente, desemboca en el gran complejo de la Universidad. Toda la calle hasta llegar al complejo está plagada de bares y cafeterías para los estudiantes y de pequeños puestos improvisados donde los habitantes de los pueblos cercanos vienen a vender sus frutas, verduras y quesos. Desgraciadamente no nos atrevimos a fotografiarles. Cuando llegues a la altura de un bistró francés, fíjate en la fotogénica vid que ocupa gran parte de la fachada del edificio. 

La vid gigante

La vid gigante

 

Cafetería en la calle Universytets´ka

Cafetería en la calle Universytets´ka

 

El complejo universitario fue construido como el Palacio del Gobernador de Bucovina y solo se puede visitar por las tardes y contratando con un día de antelación un guía vía Internet. Por supuesto toda esta información la puedes encontrar escrita en ucraniano al llegar a la puerta de la Universidad, un par de metros antes de que los guardias te impidan el paso al complejo.

Complejo universitario

Complejo universitario

 

Para evitar el ruido del tráfico de la calle Holovna, la principal, os recomendamos recorrer la calle paralela, Ivana Franka, donde entre otras construcciones de principios del siglo XX encontrarás los famosos edificios gemelos levantados en 1908.

Los edificios gemelos

Los edificios gemelos

 

Dónde dormir en Chernivsti

Chernivtsi está a menos de 40 kilómetros de la frontera con Rumanía y dispone de toda una gama de alojamientos. Hay algunos hostels baratos pero en noviembre estaban cerrados. No teníamos muchas opciones baratas entre las que elegir pero acertamos con nuestra decisión. El Magnat Lux Hotel está a cinco minutos de la Plaza Central. Por unos 15 euros tienes una habitación doble con baño, es grande, nueva y limpia. El personal es muy amable y está dispuesto a ayudarte y a contestar a tus preguntas.

Nos sentíamos tan bien en la ciudad y en el hotel que en lugar de dos días, nos quedamos cuatro. Ningún día nos cansamos de pasear por los adoquines, ni de mirar los edificios que nos provocaban un extraño sentimiento de nostalgia de la época de esplendor de la ciudad. Una época en la que ni siquiera habíamos nacido y de la que no creo que queden muchos supervivientes. La población actual también echa de menos esos tiempos; como nos dijo la mujer que limpia en nuestro hotel: “En Chernivtsi todos vivimos juntos y en paz – rusos, judíos, ucranianos, rumanos. Quizás algún día la ciudad vuelva a estar tan bien y hermosa como antes.”

¿Ahora estás decidido a ir a Chernivtsi? Espero haberte convencido y que tu respuesta sea un rotundo sí.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Somos Kasia y Víctor. Una pareja polaco-española. Nos conocimos viajando y viajar es nuestra pasión. En octubre de 2015 nos lanzamos a la aventura con el rumbo fijado en el este pero sin un destino fijo. Empezamos en bicicleta desde Polonia y llegamos a Turquía. Retomamos nuestras mochilas para continuar por Asia, donde pasamos tres meses por India y otros tres por China entre otros países. Actualmente seguimos igual; sin prisas pero sin pausas. Compartiendo todo lo que vivimos y sentimos en nuestra página kasiavictor.com y en nuestras redes sociales: Facebook, Instagram y Google+

 

Entradas relacionadas

5 comentarios

1 Pingbacks y Trackbacks

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>