Escocia

DUNBAR, Escocia

 

Carlos, un chico de Madrid que se hospeda en el mismo hostel que yo en Edimburgo me comentó que tenía muchas ganas de hacer una excursión, pues llevaba tres semanas sin salir de la ciudad.

-¡Me apunto!

Al principio pensamos en ir a Cramond que es una isla a las afueras de Edimburgo a la que se puede llegar caminando cuando la marea está baja, pero vimos en Internet que la marea subiría a las dos de la tarde. Las autoridades edimburguesas están hasta el gorro de rescatar gente atrapada en la isla cuando sube la marea. De hecho, de no haber sabido este dato y que se podían comprobar las mareas en Internet, yo hubiera engrosado la lista de tontolabas que tienen que ser sacados.

Tras un rato de búsqueda nos decantamos por Dunbar. Una pequeña localidad pesquera a media hora de la capital escocesa (9 £ i/v en tren).

Lo primero que hicimos fue ir a la oficina de turismo.

-¿Qué se puede visitar aquí?
-El castillo y un camino que llega a una playa enfrente de un atolón. Ya está.

Comenzamos en el puerto y encontramos el castillo o lo que queda de él.

-Esto debe ser un monumento derruido.
-¿Cómo es un monumento “de ruido”? ¿Una pandereta gigante?
-Estás como un cencerro.

Las ruinas del castillo de Dunbar son los restos de lo que fue uno de los más poderosos castillos de Escocia. Las ruinas se encuentran en un estado tan precario y peligroso que no se permite el acceso, ya que parte de éste se ha hundió en el mar en 1993. Mejor verlo de lejos.
Es tan antiguo que probablemente la primera piedra la puso el Conde de Dunbar en 1070.

El castillo de Dunbar fue atacado sin éxito por los ingleses en 1214, pero Eduardo I tuvo mejor suerte en 1296. Ésta no fue la última vez que el castillo ha sido asaltado, lo que le ha producido graves daños. Desde entonces ha sido asaltado y reconstruido en numerosas ocasiones hasta que en 1567, la reina María de Escocia fue llevada al castillo de Dunbar por el Conde de Bothwell (tras secuestrarla), el mismo año se casaron. La reina abdicó y el Parlamento escocés ordenó la destrucción de un castillo.

Junto al castillo hay unas rocas repletas de gaviotas que sacan el culo para apuntar sobre los turistas,
Parecía un videojuego en el que los tranquilos lugareños no participaban, resignándose a recibir misiles-caca de tamaño descomunal. Nosotros corríamos de lado a lado evitando ser bombardeados por estas delicadas criaturas. Conseguimos salir ilesos, pero fue una tarea complicada.

Hicimos caso a la señora de la oficina de turismo y tomamos el camino que va por la costa hasta el atolón. Es fácil encontrarlo. Atravesamos playas rocosas y algún campo de golf. El paisaje era tan bonito que me recordaba a un fondo de pantalla de Windows –creo que estoy demasiado enganchada al ordenador-.

 

Y llegamos a la playa. Para alcanzarla nos quitamos las zapatillas y atravesamos un riachuelo que cubría hasta los tobillos. Pasamos el resto de la tarde en la playa. Demasiado tiempo como para no acordarse de lo que ocurría aquí con las mareas.
¡Cisnes en el mar!

 

Cuando quisimos volver nos encontramos con que el simpático riachuelo se había convertido en un señor pantano. Carlos lo cruzó y el agua le cubrió hasta los pezones. Yo soy mucho más baja, así que era inevitable que me empapara entera. Eso no sería un problema si no llevara una cámara de fotos que valía más que yo.
Solución: llevarme en corderetas hasta un puente que, aunque comienza en medio del pantano, termina en la otra orilla –lo cual no significa que no me mojara entera, pero la cámara sobrevivió, que es lo que importaba-.

Los lugareños debieron pasarlo bien viéndonos. A pesar de las gaviotas y las mareas; conseguimos pasarnos el juego.

 

 

Como curiosidad -y aunque sólo tengan en común el nombre-, El número de Dunbar es, según el antropólogo Robin Dunbar, la cantidad de individuos que pueden desarrollarse plenamente en un sistema determinado. Dunbar teoriza que este valor es de aproximadamente 150 individuos.

Entradas relacionadas

16 comentarios

  • Justo estuve hace pocos días en Dunbar y hoy precisamente me he topado con tu post 😉 Como curiosidad, Dunbar también es el inicio del John Muir Way, un sendero que cruza Escocia de costa a costa en homenaje a John Muir, un famoso naturista nacido en este pueblecito que emigró a los Estados Unidos y fue uno de los fundadores del sistema de parques naturales en USA.

    Yo el puente me lo encontré con marea baja, así que nada de mojarme… pero no estaba el lugar tan bonito. Por cierto, en el pueblo hay un par de puertos muy monos llenos de barquitas con encanto… Una foca se dedica a pasearse por allí de vez en cuando, en busca de las capturas de los pescadores locales.

  • Zoila dice:

    Me encanta, sabía del castillo y que estaba en ruinas. Estuve en Edinburgh hace años, pero no llegué a Dunbar. Mi familia materna proviene de allí. Tenemos pensado mis primas y yo visitarlo un día. Felicitaciones, excelentes fotografías. Nos da mas ilusión hacer ese viaje. Gracias

  • Chus dice:

    Buenas tardes, he disfrutado y me he empapado de todo lo que llevas contado sobre Escocia: Edimburgo, Dunbar…..
    Queremos ir este verano la familia, en agosto, y estoy empezando a visitar páginas para obtener información y organizar el viaje. Tu blog me ha aportado mucha y lo mejor son las fotos porque así puedes imaginarte el lugar. Son muy ilustrativas.

  • Maria dice:

    Fui a Edimburgo en el 2011 y me encanto, es un lugar magico, parece parado en el tiempo. Cdo viajabamos ahi pasamos por Dunbar y me parecio hermoso y pense qsews que seriael proximo lugar que visitaria.

  • Ana Esmeralda dice:

    Bueniiisimo relato. Lo tiene todo, podrias dedicarte a esto, te animo

  • Destinos y Hoteles dice:

    Interesante destino, sobre todo por las imágenes que muestras, felicitaciones! Como para tenerlo en cuenta a la hora de planificar un viaje…Saludos!

  • Laura RS dice:

    Vaya excursioncita, menos mal que solo habia que visitar dos cosas, no? Lo aprovechasteis pero bien. Tengo ganas de visitar Escocia.

    Un abrazo

  • MIGUEL NONAY dice:

    Definitivamente visitaré Escocia,
    Un post buenísimo, como siempre.

    Besicos¡

  • Carme dice:

    Inés, hacía tiempo que no te visitaba…qué rabia porque tu blog es de los que más me gustan!
    Tomo nota: no dar de comer (fibra) a las gaviotas, y controlar las mareas ;-))

    Un abrazo!
    CC

  • Angel Hidalgo dice:

    Inés muy buenas fotos¡¡¡

    Un abrazo
    Angel

  • El Guisante Verde Project dice:

    Hola Inés! Mira que tengo buenas recomendaciones para Escocia, y sin embargo no acaba de engancharme el destino. Sin embargo, estos posts tuyos hace que me lo replantee.

    Por cierto, suerte!!

    Roberto

  • cincuentones dice:

    Unas playas fantásticas. No sabíamos que en el mar pudiera haber cisnes.

    Saludos

  • jenifer dice:

    hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, quisiera agregarlo en mi blog de Viajes .Estoy seguro que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !.A cambio le agradecería si pudiera agregar un pequeño link hacia mi blog y asi ayudarnos mutuamente.Si está interesado porfavor sírvase a contactarme jenifer05.06@gmail.com

    saludos!!

  • Inés dice:

    Pruden: Bueno a mí me pasó eso en la isla Skye. Es muy bonita pero llega un momento que ya has visto demasiados acantilados, lagos y montañas. Has estado en los fiordos noruegos? La misma sensación.

    Rehtse: Entre la subida de la maera y el bombardeo escatológico, los lugareños debieron pensar que eramos tonticos 🙂

  • REHTSE dice:

    Me lo he pasado en grande leyendo tu entrada, una buena anécdota y el punto de acción de ir esquivando bombas de gaviotas, eso no tiene precio 😉

  • Pruden Rodríguez dice:

    Hola Inés,

    Me atrae bastante Escocia, pero un colega me comentó que se cansó un poco del paisaje… en fin, supongo que para gustos hay colores, pero por tus entradas veo que merece la pena jejeje

    Saludos!

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>