Mundo

Cosas pequeñas que han completado mi mochila (o las he echado en falta)



Cuando viajo con sólo una mochila a cuestas tengo que pensar qué es lo esencial para el viaje y últimamente lo hago basándome en mis anteriores experiencias. Cosas que antes no me llevaba a cuestas ahora sí que las meto en el equipaje y viceversa, por eso os voy a contar qué elementos han completado sustancialmente mi mochila y cuáles he echado de menos y por tanto llevaré conmigo en mi próximo “viaje gordo” que realizaré por Venezuela, Colombia y Perú.

Cosas pequeñas que completan mi mochila

-Tapones de oído: estos diminutos trocitos de gomaespuma han hecho que pueda quedarme frita en medio de un aeropuerto muy transitado o he salvado la vida a un mochilero holandés –como él me dijo- al regalarle un par porque nos alojábamos en un hostal bastante fiestero en el centro de Edimburgo. Son baratos –unos 4€– y se pueden conseguir en cualquier farmacia, parafarmacia o tienda de los chinos. Hoy en día para mí es básico y no ocupan casi nada. Creo que sin ellos me hubiera vuelto loca en cualquiera de esas ciudades que nunca duermen que he visitado, como por ejemplo, Bangkok.

-Antifaz: cuando digo antifaz digo antifaz, pañuelo o cualquier objeto blando que evite que te despiertes deslumbrado antes de que tu despertador suene. Tengamos en cuenta que en verano, en el hemisferio norte (y cuanto más al norte) amanece más temprano y por ejemplo, las tres de la mañana en Helsinki no es una buena hora para levantarse. La persiana, esa gran desconocida más allá de los Pirineos, puede que te obligue a despertarte si no tienes este pequeño objeto. Nota: si combinas tapones y antifaz (el kit de autismo) serás infalible en cualquier lugar poco confortable –incluso en trenes ucranianos en donde gracias a estos dos, he descansado como un angelito-.

-Cortauñas: este pequeño cacharro suele olvidarse y resulta tremendamente útil, tengo las sensación de que las uñas crecen más rápido y se llenan más de porquería durante los viajes.

-Gafas de repuesto: son unas gafas para diferentes grados de miopía e hipermetropía que se venden en farmacias y tiendas Schlecker que no superan los 6€ de precio. Vale, no son el último grito en cuanto al diseño, pero harán que durante el resto del viaje no estés condenado a no ver más que tres en un burro. No voy a poner ejemplos de cómo he perdido/roto mis gafas porque son situaciones vergonzosas.

-Cojín de cuello hinchable: un ejemplo de objeto muy pequeño que multiplica su volumen mientras se está usando. Durante mis eternos trayectos en trenes y autobuses por la India, el cojín se convirtió en mi mejor amigo y en la envidia de quienes no lo llevaban consigo.

-Pañuelo/pareo: ¿que tienes frío? Te la enroscas al cuello. ¿Qué hace demasiado sol? Te lo pones en la cabeza. También sirve como esterilla en la playa y para las mujeres en algunos lugares de ciertos países árabes como mezquitas o salas de te que sean visitadas mayoritariamente por hombres.

-Abanico: parece una tontada, ¿verdad? Pues pregúntaselo a mis compañeros de viaje por la República Dominicana y Puerto Rico que no hicieron más que pedírmelo durante nuestros trayectos en autobús. Esta pequeña baratija te puede salvar de sufrir un calor bochornoso en cualquier parte y además queda hasta molón (no me digáis lo contrario, que yo prefiero pensar eso). Lo malo es que se rompen con facilidad si se les da un uso abusivo, el cual siempre se le da cuando se tiene a mano en un lugar caluroso.

 

Cosas que he echado en falta en mi mochila

-Navaja: Es algo que siempre me dejo (sobre todo si no facturo la mochila, porque está prohibido viajar con ella a bordo de un avión) y que siempre necesito. Una buena navaja, desde abrirte una lata cuando necesitas comer barato en un lugar caro, cortar una barra de pan y una barra de chorizo, abrir una botella de vino cuando no tienes con qué … hay miles de cosas para lo que vale y si no, habrás llenado un 0’1% de tu mochila con algo que no has usado. Da rabia llegar a Noruega –país caro donde los haya- con tu arsenal de embutidos y no saber cómo empezar a comerlos sin parecer un vikingo. Tomad nota.

-Tobillera: otra cosa que nunca esperas que vas a necesitar pero ocupa poco y en el lugar de destino puede ser difícil de encontrar aunque se trate de una capital europea. Cuando se realiza un movimiento constante durante un tiempo mucho más prolongado al que estás acostumbrado, es frecuente que te produzca una dolorosa tendinitis. Esto me ocurrió en Berlín, en donde a base de pateadas a la ciudad, mi tobillo comenzó a protestar y cada vez más alto. Tras visitar un montón de farmacias, encontré una en donde tenían esta preciada prenda: en un pequeño establecimiento del barrio turco. Y toda esta búsqueda la hice caminando, claro.

-Tiritas: las necesitas por la misma actividad del punto anterior, solo que en este caso, tus cómodas zapatillas que no estabas acostumbrado a utilizar durante diez horas seguidas, te han hecho rozaduras. Un objeto muy pequeño e indiscutiblemente útil.

-Ladrón: Vas con tu teléfono móvil y tu cargador de la batería de la cámara. Pero tus compañeros de habitación llevan eso y más trastos: secador de pelo, portátil, maquinilla de afeitar (en Escocia no suele haber enchufes en los cuartos de baño) y demás dispositivos multiplicados por el número de gente con la que compartes el cuarto. Pero sólo hay uno o dos enchufes y os aseguro que a nadie se le ha ocurrido traer un ladrón. Evitarás discusiones, malentendidos y gente con cara de haba por no haber conseguido recargar  sus cámaras. Además, los hay pequeños como éste.

¿Se os ocurre algún otro objeto que os haya salvado de un apuro durante vuestros viajes?


Aportaciones de los lectores del blog y seguidores en Facebook:

Yolanda: Jabón líquido. Algo que desde hace tiempo siempre meto en mi mochila cuando salgo de viaje o de excursión: jabón líquido de manos que no necesita aclarar. Cuando estás de viaje no siempre encuentras un lavabo o agua…

Kaskero: Chancletas. No os olvidéis de las chanclas para las duchas de esos hostels que tienen una buena capa de moho y dan bastante asco. Para mi son imprescindibles tanto para lo que ya he comentado como para liberar un poco los pies después de esas caminatas de más de diez horas recorriendo ciudades.

Zhra: Cuerda e imperdible. Un poco de cuerda no muy gruesa: Va bien para tender la ropa si la lavas a mano, para cerrar la mochila si quieres asegurarte que no te la abran sin que te des cuenta o cuando la has de dejar en algún sitio, sirve de cinturón si se te rompe el botón del pantalón (sí, me ha pasado), para evitar que esa ventana deje de golpear con el viento por la noche etc. Y un imperdible… soy la única a la que se le rompen todas las cremalleras? O cuando necesitas algo puntiagudo para resetear el móvil /ebook, dejar una nota enganchada. Incluso a falta de navaja haciendo muchos agujeritos pequeños seguidos he conseguido abrir esos paquetes de embutido envasados al vacío.

Cincuentones viajeros: Manopla de baño. Otra cosa práctica para llevar son las manoplas para baño de un solo uso, se acostumbran a usar en hospitales para lavar a los enfermos, pero las puedes encontrar en farmacias y te evita tener que llevar esponjas o manoplas húmedas. Abultan poquísimo.

Viajes.net: Papel higiénico: Papel higiénico o pañuelos siempre hay que tener a mano, los incluiríamos a la mochila, además, pesa muy poco.

JAAC: Gorra y gafas de sol. Lo que más hecho en falta es una gorra: el mayor invento del hombre moderno :-) si hace frío: te pones la gorra, si hace calor te pones la gorra, si llueve te pones la gorra debajo del chubasquero, si hace viento te pones la gorra… es multiusos :-) Eso sí, siempre de la mano de las gafas de sol.

VoyaInternet: Candados y bolígrafo. Uno o varios candados para la mochila o para un locker inesperado. Y un bolígrafo en cada bolsillo secundario, porque, no sé cómo, siempre me acaban faltando en el momento más inoportuno.

Entradas relacionadas

14 comentarios

  • Rebeca dice:

    Impermeable! Ocupan muy poco espacio, son livianos y nos pueden proteger de lluvias impredecibles

  • Que útil es este post!
    Me he sentido muy indentificada con lo de que en los viajes crecen las uñas más de lo normal jajaj

    La tobillera también es algo que no me dejo nunca, ya que mis queridos pies siempre acaban quejandose de tanto caminar

    Un saludo

    P.D. Me encanta el blog! Por cierto he leído la sección de “ quien soy” y me ha alegrado ver que el blog te ha abierto tantas puertas en el trabajo.

  • M.C. dice:

    Yo tmabién soy fiel a los tapones para los oídos. Desde que los descubrí no he vuelto a viajar sin ellos!!
    Me apunto lo de las gafas de repuesto, porque la verdad es que nunca se me habría ocurrido!!
    Como apuntan por aquí, nosotros siempre llevamos jabón líquido para las manos. Y otra cosa imprescindible es un chubasquero. Sobre todo porque mi “amiga” la lluvia suele acompañarme a gran parte de los viajes. Resulta más cómodo moverse con chubasquero que con un paraguas.
    Saludos

  • Yolanda dice:

    Inés: el gel líquido que no necesita aclarado se puede comprar en cualquier supermercado. Es barato, sobre 1 € o así y suele venir en formato pequeño: ideal para los viajes!!

  • JAAC dice:

    El papel higiénico es básico, incluso el húmedo está bien. Pero lo que más hecho en falta es una gorra: el mayor invento del hombre moderno 🙂 si hace frío: te pones la gorra, si hace calor te pones la gorra, si llueve te pones la gorra debajo del chubasquero, si hace viento te pones la gorra… es multiusos 🙂 Eso sí, siempre de la mano de las gafas de sol.

    Yo también me hice mi lista y la dejé colgada para consultarla siempre antes de salir 🙂

  • Viajes.net dice:

    Papel higiénico o pañuelos siempre hay que tener a mano, los incluiríamos a la mochila, además, pesa muy poco.
    Saludos!

  • bleid dice:

    Creo que llevemos lo que llevemos siempre nos falta algo no??
    de todas maneras me anoto cosas para mi proximo viaje
    un abrazo

  • Cincuentones viajeros dice:

    Otra cosa práctica para llevar son las manoplas para baño de un solo uso, se acostumbran a usar en hospitales para lavar a los enfermos, pero las puedes encontrar en farmacias y te evita tener que llevar esponjas o manoplas húmedas. Abultan poquísimo.
    Saludos.

  • Inés dice:

    Kaskero, además si sólo las vas a usar para eso hay unas chanclas muy finitas que casi no ocupan espacio. Imprescindible.

    Zha, tienes toda la razón del mundo, la cuerda puede venirte muy bien para muchas cosas. A mí también se me han roto las cremallera. Una vez utilicé un cordón de la zapatilla como cinturón :p Es lo que tenía a mano.
    Con todos estos apuntes, haré un apartado de aportaciones de los lectores. Muchas gracias!

  • zhra dice:

    Un poco de cuerda no muy gruesa: Va bien para tender la ropa si la lavas a mano, para cerrar la mochila si quieres asegurarte que no te la abran sin que te des cuenta o cuando la has de dejar en algún sitio, sirve de cinturón si se te rompe el botón del pantalón (sí, me ha pasado), para evitar que esa ventana deje de golpear con el viento por la noche etc.

    Y un imperdible… soy la única a la que se le rompen todas las cremalleras? O cuando necesitas algo puntiagudo para resetear el móvil /ebook, dejar una nota enganchada. Incluso a falta de navaja haciendo muchos agujeritos pequeños seguidos he conseguido abrir esos paquetes de embutido envasados al vacío.

  • kaskero dice:

    No os olvidéis de las chanclas para las duchas de esos hostels que tienen una buena capa de moho y dan bastante asco. Para mi son imprescindibles tanto para lo que ya he comentado como para liberar un poco los pies después de esas caminatas de más de diez horas recorriendo ciudades.
    Gran post Inés!!

  • Yolanda, buena aportación. Dónde se peude comprar ese jabón?

    Chily, ya ves, un detalle tan pequeño como olvidarte unos tapones de oído, puede ser definitivo para asegurarte si esa noche dormirás o NO. ¡A la mochila!

  • chily dice:

    bueno bueno bueno… estupendo post… Yo siempre intento acordarme de los tapones para los oídos…. y cuando se me olvidan, siempre me toca dormir en algún albergue con alguno que ronca…. AAAARGHHHH!!!!

  • Yolanda dice:

    Algo que desde hace tiempo siempre meto en mi mochila cuando salgo de viaje o de excursión: jabón líquido de manos que no necesita aclarar. Cuando estás de viaje no siempre encuentras un lavabo o agua…

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>