Mozambique

Las mejores experiencias y consejos para visitar Mozambique

Mozambique playa

¿Te gustaría conocer Mozambique?

¿Quieres pasar tus vacaciones en África o, simplemente, saber más sobre esta enorme excolonia portuguesa?

Si has contestado sí a alguna de estas preguntas, estás en el lugar idóneo, ya que, tras recorrer Mozambique de punta a punta en solitario, te puedo contar unas cuantas cosas.

En este post encontrarás las mejores experiencias que puedes tener en el país, así como algunos consejos que te harán la vida más fácil si algún día decides visitarlo.

¡Vayamos allá, pues!

Empecemos con las que fueron mis…

Mejores experiencias en Mozambique 

1. Asistir a una sesión de santería en Maputo

Maputo, no tiene mucho encanto. Sin embargo, cerca del mercado de Xipamanine, pasé al lado de la Igreja Universal do Reino de Deus. Si tienes suerte y te gustan los espectáculos extraños, como a mí, puedes infiltrarte en una sesión pública de santería.

Cuando acudí, el sacerdote hablaba de forma enérgica a una multitud entregada, que repetía algunas de sus frases al unísono. Paralelamente, otros dos asistentes, liberaban a los fieles tocándolos y haciendo que sus cuerpos se movieran libremente entre convulsiones y gritos. Un espectáculo surrealista que merece ser visto.

 

2. Hacer snorkel con tiburones-ballena en Tofo

Tofo, además de tener espectaculares playas es uno de los mejores lugares donde hacer snorkel con tiburones-ballena, el pez más grande del mundo. La actividad vale unos 50 Euros. Tal vez pienses que es caro, pero te digo una cosa: no hacerla fue uno de mis peores errores. Mi consejo: ¡Ráscate el bolsillo o lo lamentarás, como yo!

3. Vilankulos y las islas Bazaruto

Una de las mejores playas que he visto es la de Vilankulos. A marea baja se forman dunas que se intercalan con bandas de aguas turquesa donde reposan embarcaciones tradicionales a la espera que el regreso del mar vuelva a ponerlas a flote. En ese momento, los nativos caminan mar adentro para recoger corales y conchas.

A pocos kilómetros al este de esta playa se encuentran las islas Bazaruto, un lugar ideal para hacer esnórquel, buceo y caminar entre enormes dunas de arena.

Vilankulos

Playa de Vilankulos

4. Ir en busca de elefantes en las montañas de Chimanimani

En el centro de Mozambique, cerca de la frontera con Zambia está ubicado el parque natural de Chimanimani, prácticamente virgen y libre de turismo. Una de las actividades que se organizan es salir al bosque en busca de elefantes salvajes.

Prepárate para avanzar a golpe de machete entre zarzas y la tupida vegetación tropical del lugar. Si no sabes mantener silencio, el único rastro que verás de los elefantes serán sus pisadas y sus grandes defecaciones.

elefante

No te pierdas los elefantes de Chimanimani

5. Subir al Monte Namuli tras pedirle permiso a la reina

El monte Namuli tiene casi 2.500m y es la segunda montaña más alta del país. Para subirla hay que caminar de aldea en aldea desde Gurué hasta llegar al poblado donde vive la rainha (reina) que custodia el lugar.

Una vez allí hay que hacerle una ofrenda (harina, arroz, pescado seco y whisky, en mi caso) y negociar un precio en metálico. Si satisfaces sus exigencias, te deja dormir en el poblado y, por la mañana, realiza un ritual para pedir permiso a los ancestros. Si el permiso te es concedido, te asignará un guía para que puedas subir a la cima con él. Una de mis mejores experiencias en el país.

reina namuli

Rainha (reina) del Monte Namuli

 

6. Ir a una sesión de cine en Gurué

Un espectáculo sin igual por apenas quince céntimos. Ese día proyectaban una película de acción Hindú en versión original y subtitulada en inglés. Era realmente mala. Por suerte, el verdadero espectáculo vino a cargo la gente, que parecía ir al cine a desahogarse.

Nunca había visto algo igual. Cuando había alguna escena subida de tono, el público se ponía a gritar y silbar efusivamente. Y durante las escenas de acción, seguían con “toma yas”, “pim, pams” y otras expresiones locales. Para enmarcar.

Gurué

Pueblo de Gurué al alba

 

7. El tren de Cuamba a Nampula

La única línea de tren del país une los 350km que separan estas dos poblaciones. Tomarlo es una experiencia cultural única que permite ver la efervescencia de la vida local y los diferentes pueblos del trayecto.

Si te apetece tomar este transporte, compra un billete de clase superior. Yo lo hice en segunda clase y acabó siendo mi peor pesadilla en el país . Jamás me había sentido tan agobiado rodeado de humanidad y los kilos de fruta, verdura, objetos y animales que la gente compraba en cada parada.

tren mozambique

Tren de Cuamba a Nampula en segunda clase. Aquí estaba lleno al 40%, luego ya no tuve fuerza suficiente para hacer más fotografías

8. Ilha de Mozambique

Esta pequeña isla de apenas tres kilómetros de longitud y quinientos metros de anchura está unida a tierra firme por un inmenso puente de tres kilómetros que pasa por encima de agua turquesas. Hace más de cuatro siglos, este curioso enclave fue la capital portuguesa de África oriental.  

El lugar está repleto de bellas playas, calles adoquinadas y construcciones coloniales semidestruidas. Como la propia Habana, es una combinación perfecta entre decadencia, cultura y autenticidad.

Ilha de Mozambique

Ilha de Mozambique

9. Driblar a la policía con sobornos y refrescos

La policía de Mozambique es extremadamente corrupta y hay que irse con cuidado. Por suerte, a veces son hasta simpáticos, y con un pequeño soborno en metálico te los quitas de encima.
   
En la frontera con Tanzania, por ejemplo, uno de los guardias, tras analizar atentamente mi pasaporte, me miró fijamente a los ojos y me dijo: “Un refresco”. Me quedé sorprendido al principio, pero tras devolverle la mirada, quedó claro que quería que le pagara un refresco para dejarme pasar, así que salí un momento, compré su ansiado refresco y se lo entregué. El oficial me dio las gracias y me dejó pasar.

 

Consejos y advertencias para viajar a Mozambique:

 

1. Ten cuidado con la policía

Como acabo de decir, los policías muy corruptos. Cualquier excusa es buena para ponerte una multa o pedirte dinero. Por suerte, con unos 100 meticales (2,5 euros) suelen dejarte en paz.

Es aconsejable ir por la calle con una fotocopia del pasaporte firmada por notario, pues me dijeron que a veces la propia policía te lo pide para luego reclamarte dinero por él.

2. Los precios son más caros de lo que parece

En Mozambique el salario medio es de unos setenta euros. Sin embargo, todo es más caro de lo podría parecer. En los supermercados la comida tiene precios desorbitados, lo mismo que la gasolina y otros productos básicos. De hecho, en Mozambique todo es caro a pesar de ser un país muy rico en recursos naturales. El problema es que, al tener pocas infraestructuras, casi todo se acaba importando, lo cual aumenta mucho los precios.

Por un almuerzo o una cena en un restaurante barato puedes pagar entre dos y nueve euros. Y por el alojamiento pagué unos diez euros de media por noche.

3. Cómprate una tarjeta SIM local

Comprar una tarjeta de telefonía móvil local es muy barato. Estarás localizable y, sobre todo, podrás llamar a las pensiones baratas con antelación para reservar una plaza. El alojamiento es caro, y las mejores opciones se llenan muy rápido.

4. Ten paciencia con la comida

Comer, comerás. Pero no variado. En el país hay pocas frutas y verduras. Los lácteos son carísimos. Y el acompañamiento más común es la chima (pasta de harina con agua) o el matapá (hojas de mandica con salsa de cacahuete)

¡Ah!, y en los restaurantes te aburrirás de esperar. Al final optaba por pagar, salir a dar una vuelta y volver al cabo de una hora para asegurarme de que la comida estuviera lista.

5. Protege tu salud: malaria y SIDA

La malaria es muy común en Mozambique. Conocí a varios viajeros que la habían padecido. Y el SIDA tiene una prevalencia del 15% así que, si tienes relaciones sexuales con gente del país, cuida tu protección.

No olvides llevar antipalúdicos, preservativos y, por supuesto, un seguro de viajes.

6. Prepárate para que te den “la chapa”

El transporte por excelencia es “la chapa”, pequeñas furgonetas que acaban siempre cargadas hasta los topes. Con ellas llegarás a todas partes. Eso sí, llegarás comprimido y agitado, pues muchas carreteras están llenas de baches y sin asfaltar.

7. Aprende algo de portugués

Mozambique es un destino fácil para gente de habla hispana e inglesa. A pesar de que hablan portugués, es fácil entenderse con el español y su nivel de inglés es más que aceptable. Sin embargo, si aprendes cuatro conceptos de portugués, todo es más fácil y sorprenderás a la gente más de lo que imaginas.

Y de momento, ¡esto es todo por hoy! Espero que el post te haya gustado, te haya sido útil y, sobre todo, que te inspire para coger la mochila y visitar este increíble país (o a cualquier otra parte del mundo).

Por último, no dudes en hacer tu comentario si quieres añadir alguna cosa más a las listas. ¡Ah! y si te sientes generoso, no dudes en compartir este artículo…¡Es gratis! y sólo tienes que hacer un ¡Click! más abajo 😉

Ubay Serra

Ubay Serra. Creador de Viajealaesencia

Texto y fotos de Ubay Serra.

Terapeuta de profesión, viajero empedernido y autor de Viajealaesencia. Actualmente lleva a cabo una vida nómada en la que combina a partes iguales su trabajo y sus pasiones viajando por los cinco continentes. En su blog comparto aventuras y viajes para inspirar a vivir tus sueños . Visítalo y ¡descárgate gratis su ebook!

Facebook

Twitter

 

Si tú también quieres contarnos tu viaje, infórmate aquí.

5 comentarios

3 Pingbacks y Trackbacks

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>