Mundo

De ruta por las Nuevas Siete Maravillas del mundo

Machu Picchu

Ruta por las Nuevas 7 Maravillas del Mundo. Relato y consejos.

Durante el pasado mes de Mayo de 2017 cumplimos uno de nuestros sueños viajeros, un sueño que hemos estado persiguiendo desde que empezamos a viajar y en el que hemos empleado casi catorce años, ya que la primera Maravilla que visitamos fue en Noviembre de 2003.

El día siete de Julio de 2007 se hizo la declaración oficial de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo. Elegidas de entre 21 finalistas y avaladas por millones de votos de personas anónimas de todo el mundo, la lista definitiva quedó como sigue:

  • Chichén Itzá (México)
  • Coliseo (Italia)
  • Gran Muralla (China)
  • Cristo Redentor (Brasil)
  • Taj Mahal (India)
  • Machu Picchu (Perú)
  • Petra (Jordania)

Cabe destacar que tres de las siete Maravillas están en el continente americano, otras tres en el asiático y tan sólo una en el europeo, quedándose África, Oceanía y la Antártida sin representación.

No han sido pocas las polémicas que esta lista ha suscitado. Para mucha gente no son todas las que están ni están todas las que son. Lo que está claro es que sería imposible elaborar una lista que pusiera de acuerdo a todo el mundo, así pues, polémicas aparte vamos a centrarnos en ellas que, desde luego, se tienen bien merecido el honor de haber sido reconocidas como lo que son, auténticas Maravillas del Mundo.

Vamos a ir haciendo un recorrido por todas ellas de forma cronológica, es decir, desde la primera que visitamos hasta la última.

 

1. Chichén Itzá (México). Noviembre de 2013

Siempre le tendremos un cariño especial a Chichén por el hecho de ser la primera de las Maravillas que visitamos. Fue durante un viaje a Riviera Maya en el que alternamos días de visita por la península de Yucatán con días de “pulserita” y “resort”. En aquella época todavía estaba permitido subir a lo alto de la Gran Pirámide o Castillo de Kukulcán, el principal edificio de todo el complejo de Chichen Itzá. Tras la dura subida, la vista que desde allí se tenía era sobrecogedora, edificios, templos, juegos de pelota, cenotes y todo ello rodeado por una impenetrable selva que se perdía en el horizonte. Hoy en día, y debido a la gran afluencia de visitantes, la subida a la Pirámide está prohibida debido a la peligrosidad de la misma, no fueron pocos los turistas que sufrieron algún que otro percance, por lo que finalmente se terminó prohibiendo el acceso.

No está de más hacer la visita con un guía oficial que, aparte de las pertinentes explicaciones acerca de todo lo que se puede disfrutar en el complejo, conseguirá sumergirnos de lleno en la increíble Cultura Maya. Matemáticas y astronomía no tenían secretos para ellos, y eso queda más que patente durante dos fechas mágicas, los equinoccios, 21 de marzo y 21 de septiembre, en esos días las horas de luz se igualan con las de oscuridad y, si el tiempo es propicio, la sombra que el sol proyecta sobre los escalones de la Gran Pirámide simula a la perfección el descenso de la serpiente emplumada o Kukulcán.

Nuestro consejo: Cualquier fecha es buena para visitar Chichén Itzá, pero si se hace durante los equinoccios, el espectáculo que se puede contemplar es magnífico, eso sí, procura acudir pronto porque las aglomeraciones de gente también son magníficas.

chichen itza

 

2. Coliseo (Italia). Marzo de 2007

El Coliseo de Roma es, probablemente, la Maravilla más asequible para el viajero europeo, ya que es la única que se encuentra en el “Viejo Continente”. Eso hace que se pueda visitar en la típica escapada de fin de semana o durante un viaje corto de 3-4 días, como fue nuestro caso. Ningún viaje a Roma estará completo sin la obligada visita al Coliseo. La importancia que el edificio tuvo durante el Imperio Romano queda reflejada en la siguiente frase:

“Mientras el Coliseo siga en pie, Roma seguirá en pie. Cuando el Coliseo caiga, caerá Roma. Cuando Roma caiga, caerá el mundo”

Esa importancia sigue vigente a día de hoy, la multitud de turistas de todo el mundo que se acercan a rendir pleitesía al mítico Coliseo sigue aumentando año tras año.

Lo normal es visitarlo durante el día para poder acceder a su interior. Una vez dentro, no cuesta mucho imaginarse a fieras y gladiadores enfrentándose a muerte en la arena. La gran cruz que allí se puede contemplar nos recuerda que fueron muchas las personas que allí perdieron la vida, lo que no deja de sobrecoger. Y siendo eso cierto, lo que no es menos verdad es que es desde fuera desde donde uno se puede hacer una verdadera idea de la colosal obra de ingeniería que supuso para su época la construcción de semejante recinto. A nosotros también nos gustó mucho la vista nocturna, la iluminación le da un toque diferente pero igual de espectacular.

Nuestro consejo: En las inmediaciones del Coliseo hay que prestar especial cuidado a los jóvenes “carteristas” que intentan aprovecharse de algún que otro turista despistado.

coliseo

 

3. Gran Muralla (China). Octubre de 2010

La visita a la Gran Muralla fue uno de los puntos fuertes de nuestro viaje por el “país del dragón”. Los mitos y leyendas que rodean a esta gigantesca construcción resultan un auténtico imán para viajeros de todas partes del globo.

No toda la muralla es visitable, el gobierno tiene estipulados una serie de tramos dedicados al turismo. Uno de los más conocidos es el de Badaling, y ese precisamente iba a ser el tramo que nosotros íbamos a visitar, pero la casualidad quiso que nuestra visita coincidiera con la Fiesta Nacional China, que se celebra a principios de octubre, así pues, decidimos cambiar de tramo y acercarnos hasta Mutianyu para intentar evitar, en la medida de lo posible, las aglomeraciones de visitantes chinos que se suelen producir en esta época del año. Es este un tramo al que hay que acceder en teleférico debido a la altura del mismo. Una vez arriba, conviene pasear tranquilamente y disfrutar de las vistas a ambos lados de la muralla. Pese a las cuestas, el paseo es completamente asequible para cualquier persona. Los múltiples torreones y puestos de vigilancia que se pueden observar durante la visita nos recuerdan que la Muralla, en su origen, tuvo un carácter completamente defensivo, y que su cometido era el de proteger al Imperio de los ataques de mogoles y manchúes.

La visita se hace realmente corta, pero a nosotros nos estaba esperando una sorpresa al final de la misma. Para abandonar la Muralla, uno puede optar por tres opciones, hacerlo en el mismo teleférico en el que se ha subido, bajar a pie dando un larguísimo paseo, o bien, descender en tobogán. Esta última fue la opción elegida por nosotros y resulto de lo más divertido. Te dejan una especie de patín rectangular y una vez sentado en él te explican cómo funciona el freno. A partir de ahí ya sólo queda deslizarse cuesta abajo a través de un serpenteante recorrido que finaliza al pie de la montaña sobre la que se construyó la Muralla. Toda una experiencia que dispara la adrenalina.

Nuestro consejo: Si se visita Mutianyu y se opta por bajar en tobogán hay que tener especial cuidado con las curvas más peraltadas, si se toman a gran velocidad se podría tener un desagradable percance. De todos modos, señales y personal con banderas apostados en dichas curvas, alertan al viajero despistado para que aminore la velocidad.

Gran Muralla china

 

4. Cristo Redentor (Brasil). Noviembre de 2011

Son varias las imágenes que a uno le vienen a la memoria cuando piensa en Río de Janeiro, desde las animadas playas de Ipanema o Copacabana, pasando por el Pan de Azúcar hasta llegar al no menos famoso Cristo Redentor, también conocido como Cristo del Corcovado, por ser este el nombre del Cerro en el que está colocado. Y es esa ubicación, precisamente, la que aporta el grado de espectacularidad a esta Maravilla, ya que no hay que fijarse en la estatua de forma individual, sino como parte de un impresionante conjunto. El Corcovado se puede divisar prácticamente desde cualquier punto de la ciudad, pero es que las vistas desde el propio mirador del Cristo son de las mejores que uno puede admirar en Río. Desde allí se tienden a los pies del viajero las mejores playas cariocas, la Laguna Rodrigo de Freitas e incluso la Bahía de Guanabara.

Cuando uno está frente al Cristo Redentor se siente muy pequeño, pero al mismo tiempo te invade una sensación de seguridad y protección. Eso se debe a la particular posición de los brazos de la estatua, completamente extendidos, que parecen querer abrazar tanto a locales como a visitantes por igual.

El recinto habilitado en lo alto del Corcovado no es muy grande, y eso unido al gran número de turistas que hasta allí acuden a diario, hacen que sea misión casi imposible el poder conseguir una foto con el Cristo sin que aparezca un montón de gente a tu lado. Pese a ello, esa instantánea será una de las más apreciadas de todas las que te traigas de Río.

Es con mucho la Nueva Maravilla más moderna de las siete, no en vano fue inaugurada en 1931, es decir, en pleno sigo XX, pero eso no quita que se tenga bien ganado el hecho de formar parte de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo.

Nuestro consejo: Intenta visitar el Cristo en un día claro. No es raro que se formen neblinas y brumas que pueden arruinar un poco las vistas desde la cima del Corcovado.

Cristo Redentor

 

5. Taj Mahal (India). Septiembre de 2014

Cuando el viajero se acerca a la ciudad india de Agra, nada de lo que se puede ver desde el coche parece presagiar la Maravilla que se dispone a contemplar. Por mucho que hayas leído, por muchas fotos y vídeos que hayas visto, nada de todo eso le hace honor a la belleza indescriptible del Taj Mahal. Y el momento más especial tiene lugar cuando uno lo contempla por primera vez tras cruzar las puertas exteriores del complejo. Todo el conjunto roza la perfección, con su simetría casi milimétrica y ese mármol traslucido con el que está construido y que va cambiando de tonalidad a medida que avanza el día.

La visión de algo tan bello puede hacer olvidar que realmente se trata de una tumba, o más bien de un monumento funerario o mausoleo. Estamos hablando del homenaje póstumo del Emperador Shah Jahan a su esposa favorita Muntaz Mahal y es, sin duda, el más bello ejemplo de arquitectura mogola.

Una vez realizadas las fotos de rigor desde la entrada, el punto desde el que se tiene una mejor perspectiva del Taj, conviene acercarse hasta el edificio principal para darse cuenta de las dimensiones del mismo. De igual manera, una vez que te encuentres caminando por el ardiente mármol que lo rodea y estando ya a sus puertas, podrás ver que la claridad es de tal magnitud que resulta difícil de soportar sin la ayuda de unas buenas gafas de sol. No está de más tampoco acceder a su interior para ver la delicada decoración y apreciar las filigranas más de cerca. Se puede incluso “contratar” a un guía local que por unas pocas rupias te contará alguna que otra historia y que también , linterna en mano, te mostrará como todo allí dentro es traslucido, tanto el mármol como las piedras semipreciosas que adornan las paredes.

Pese al calor sofocante que hacía, las pocas horas que duró nuestra visita se pasaron volando y realmente nos costó mucho abandonar aquel sitio tan mágico y especial. Menos mal que pudimos volver a contemplarlo por la tarde, eso sí desde otro sitio completamente distinto.

Nuestro consejo: Ese sitio completamente distinto del que hablamos se encuentra al otro lado del río Yamuna y no es muy conocido por los turistas. Para llegar hasta allí se puede hacer en tuk-tuk y no resulta muy caro. Si acudes al atardecer y el Yamuna baja con agua suficiente, podrás contemplar el Taj Mahal reflejado en sus aguas y te llevarás contigo otra espectacular vista de esta Maravilla india.

Taj Mahal

 

6. Machu Picchu (Perú). Septiembre de 2015

Estamos ante otro de esos sitios que corta la respiración, uno de esos lugares que transmite buenas vibraciones desde el primer momento en que pones los pies en él. Y a ello contribuye enormemente el majestuoso entorno en el que está enclavada la ciudadela de Machu Picchu (“Montaña Vieja”). Con el Río Urubamba a sus pies y rodeada de montañas que superan los 2.500 metros de altura, las nubes que muy a menudo la envuelven no hacen sino reforzar ese aura de misticismo que rodea a la Ciudad Sagrada de los Incas.

Para conseguir acceder a esta Maravilla peruana, el viajero suele tomar la cercana población de Aguas Calientes como campamento base. Desde allí hay autobuses que están continuamente subiendo y bajando para dar servicio a la multitud de visitantes que acuden a diario. También se puede hacer a pie, eso sí, las empinadas laderas de la montaña exigen una buena forma física al osado viajero.

Al llegar, y nada más cruzar las puertas de acceso, se puede sellar el pasaporte. No son muchos los sitios en el mundo en los que esto se puede hacer y Machu Picchu es uno de ellos, así que, no dejes pasar la ocasión y estampa un sello del que podrás presumir en tu currículum viajero.

Uno puede estar todo el día por su cuenta recorriendo las ruinas y explorando las múltiples opciones que ofrece el recinto arqueológico, pero no está de más recurrir a los servicios de un guía local que os hablará de la increíble historia del lugar y que os explicará el significado de cada uno de los edificios que se pueden visitar, sitios como el Templo del Sol, la Plaza Sagrada o el Grupo del Cóndor se ven de otra manera después de las pertinentes explicaciones del guía.

También se puede visitar el Puente Inca, algo más alejado de la Ciudadela y al que se llega a través de un escarpado sendero. Y para los más atrevidos está la ascensión a los 2.700 metros de altitud del Huayna Picchu (“Montaña Nueva”) para poder contemplar la ciudadela a vista de pájaro. Esta aventura está limitada a 800 personas al día durante los meses de Julio y Agosto y a tan sólo 400 personas al día durante el resto del año, por lo que conviene reservar con bastante antelación para no quedarse sin plaza.

El día de nuestra subida al Huayna amaneció muy encapotado y con una ligera llovizna que se terminó convirtiendo en un denso aguacero que descargó sobre nosotros a medida que íbamos ascendiendo por las estrechas escaleras incas excavadas directamente en la roca. No es que sea peligroso, pero sí que hay que andar con bastante cuidado. En los tramos más complicados existen barandillas que, aparte de ayudar en la subida, transmiten confianza y seguridad. Finalmente, y casi coincidiendo con nuestra llegada a la cima, dejo de llover, pero no sólo eso, de repente las nubes se abrieron como si fueran un inmenso telón y allí abajo apareció, gloriosa, la ciudadela de Machu Picchu con su forma de cóndor, algo que solamente se puede apreciar desde las alturas. Ese momento se convirtió en una de las experiencias viajeras más enriquecedoras de entre todas las que hemos podido disfrutar a lo largo de estos años. Pero la subida es sólo la mitad del camino, la otra mitad es la bajada y hay que hacerla con más cuidado si cabe, así que conviene descender con tranquilidad, disfrutando de las sorprendentes vistas.

Nuestro consejo: Es imprescindible llevar un buen anti-mosquitos para la visita a Machu Picchu y usarlo sin moderación. Si te fijas en los guías, verás que van tapados de arriba abajo, incluso con guantes, intentando exponer lo menos posible la piel al exterior. Puede pasar que estés tan absorto en la contemplación de esta Maravilla que no te des cuenta de que los mosquitos se están cebando contigo. Cuando abandones Machu Picchu y estés de regreso en Aguas Calientes, podrás comprobar con estupor que multitud de círculos rosados adornan tu cuerpo repartidos por los sitios más inverosímiles, recuerdo de los voraces mosquitos incas, pero bueno, se puede considerar uno de los “tributos” que hay que pagar por poder contemplar tan increíble lugar.

Machu Picchu

 

7. Petra (Jordania). Mayo de 2017

Para finalizar nuestro recorrido por las Nuevas Siete Maravillas del Mundo tuvimos que viajar hasta Jordania. La verdad es que lo estuvimos dudando hasta el último momento debido al terrible conflicto que castiga desde hace ya tanto tiempo a Oriento Próximo, y últimamente en especial a Siria, país vecino de Jordania. Pero bueno, una vez que hemos vuelto podemos decir que aquello es un oasis de paz en medio del clima de tensión que se respira en la zona. No tuvimos el más mínimo problema durante todo el viaje y pudimos recorrer el país de norte a sur sin ningún tipo de incidente, todo lo contrario, estamos más que agradecidos a la amabilidad y hospitalidad del pueblo jordano.

Petra es la principal atracción del país y desde luego se lo tiene bien merecido. Escondida entre montañas, las mismas que la mantuvieron oculta durante siglos, la Ciudad Rosa espera al viajero para que descubra todos sus misterios como si de un reputado arqueólogo se tratara, al más puro estilo “Indiana Jones”.

El acceso a la ciudad perdida de los Nabateos se realiza a través de un estrecho desfiladero llamado “El Siq”, que en algunos puntos llega a alcanzar los cien metros de altura. Al final de dicho desfiladero, y casi por arte de magia, emerge ante el visitante uno de los mejores monumentos del complejo, “El Tesoro” o “Al-Jazneh”, impresionante fachada excavada directamente en la roca arenisca. El conjunto es una mezcla de estilos, ya que eso es precisamente lo que hacían los nabateos, asimilar parte de las costumbres y estilos de los pueblos con lo que entablaban relación para reflejarlos luego en sus construcciones.

Para llegar a otro de los enclaves más buscados de la Ciudad de Piedra, hay que hacer una especie de “trekking” a través de cañones y desfiladeros de montaña. El paseo no está exento de dificultad y más si, como en nuestro caso, se hace después de comer y con un sol de justicia. Al final de los 800 escalones de rigor, la recompensa está esperando al viajero, y esa no es otra que “El Monasterio” o “Deir”, otra magnífica fachada en la que también podemos admirar columnas, capiteles, frontones y la típica urna funeraria que corona gran parte de las edificaciones nabateas. Durante mucho tiempo se pensó que en dichas urnas se escondía “El Tesoro de Petra”, pero la realidad es que en su interior no se esconde nada ya que son de piedra maciza.

Pero Petra es mucho más que “El Tesoro” y “El Monasterio”. Existen muchas más edificaciones que merecen la atención del visitante, “Las Tumbas Reales”, “El Anfiteatro” o “La Calzada Romana” son sólo algunas de ellas. La visita completa de todo el recinto duraría varios días, pero es cierto que en único e intenso día se puede visitar lo más importante. Cuando abandones Petra podrás sentirte afortunado y tendrás la sensación de haber visto una Maravilla única.

Nuestro consejo: En las primeras horas de la mañana la aglomeración de turistas a los pies del Tesoro puede llegar a ser agobiante, pero a medida que el día avanza la gente se reparte por el complejo. Si esperas al final del día, casi en la hora de cierre, podrás contemplar “El Tesoro” prácticamente solo. Llegados a ese punto conviene sentarse tranquilamente, olvidarse de cámaras fotográficas y móviles y disfrutar del momento con la quietud que merece. Del mismo modo, para abandonar Petra tendrás que desandar “El Siq” y lo harás casi en completa soledad. Todo un lujo en medio del desierto jordano.

Petra

 

Y tú, ¿Cuáles de las Nuevas 7 Maravillas del Mundo has visitado? ¿Cuál es tu preferida? ¿Cuál te gustaría visitar?

Sobre nosotros

Somos Alberto y Berta, una pareja de segovianos que lleva viajando desde el inicio del milenio, es decir, ya va para 16 años. En todo ese tiempo hemos tenido la fortuna de visitar lugares en casi 40 países. Desde Helsinki en el norte hasta El Calafate en el sur, de San Francisco en el oeste a Tokio en el este. Todos viajes diferentes pero igual de enriquecedores, y todos ellos con dos cosas en común, las mariposas en el estómago antes de iniciar cada nuevo viaje y unas ganas enormes de empezar el siguiente ya en el mismo avión que nos trae de regreso a casa.
Estamos convencidos de que esto no ha hecho más que empezar, y de que ahí fuera hay un montón de sitios que nos están esperando. Este es un mundo enorme y maravilloso, y hemos llegado a la conclusión de que es una empresa fantástica el dedicarse a recorrerlo sin parar, porque vagabundos como nosotros, nacimos para correr.
 
Y si queréis contactar con nosotros podéis escribirnos a la siguiente dirección:
ardelio.pandorin (a) gmail.com

Entradas relacionadas

Un mísero comentario

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>