IsraelPalestina

Ruta de 10 días por Israel y Palestina

ganesh en jerusalen

 

Ruta de 10 días por Israel y Palestina

Hace unas semanas volví de un viaje por Israel y Cisjordania, una zona de Oriente Medio envuelta de historia y lugares imprescindibles para las tres religiones monotéistas; el cristianismo, el judaísmo y el islamismo: motivo por el que se ha ganado el sobrenombre de “Tierra Santa”. Si se opta por alquilar un coche (nosotros lo hicimos en Sixt Israel), podremos movernos libres y con más tranquilidad y además nos cundirá bastante porque el país es bastante pequeño: su tamaño es comparable con el de la Comunidad Valenciana.
Respecto a la época del año, yo escogí Navidad para visitarla, o más bien fue Israel la que me atrajo porque en un principio no tenía claro a dónde viajar en vacaciones, sólo quería un lugar que reuniera en invierno estas características:

 

  • 1-No hace frío
  • 2-Lugar pequeño que se pueda conocer en unos 10 días
  • 3-De interés cultural e histórico
  • 4-No hay necesidad de conseguir visados para ciudadanos de la UE 
  • 5-Vuelos baratos
  • 6- Lugar exótico, en el que pueda ver cosas que nunca he visto.
  • 7-Si es posible, que no haya estado ahí.

 

Si viajas a Israel y Palestina, no olvides llevar un buen seguro de viajes

Yo recomiendo el seguro de viajes de Mondo: ofrecen una serie de productos para que no pases el mal rato de tener que analizar cuál le conviene más (si tendrá o no las coberturas que necesita, si será suficiente, etc). Ellos hacen el rastreo por ti y en función de tu tipo de viaje te recomiendan el seguro más adecuado (según el destino, la duración, el tipo de viajero, presupuesto, etc). También se pueden incluir otras garantías como cancelación, deportes de aventura o material informático. Para más información, puedes mirar aquí y obtendrás un 5% de descuento.

el mejor seguro de viajes

 

 

Malta y Marruecos por ejemplo también cumple estas características pero en mi caso no lo hace con el punto 7. Estuve investigando cómo ir a Gambia, pero entonces el punto 5 quedaba muy lejos. Al final me quedaban Madeira e Israel pero mi cuerpo me pedía un viaje que cumpliera la condición 6 con creces, que me enseñara cosas increíbles y del que pudiera aprender.
A continuación os muestro una ruta que tiene un poco de todo: ruinas arqueológicas, ciudades sagradas, lugares míticos de Palestina, pueblos de pescadores y ciudades modernas. El único problema de viajar en Navidad es que los días son cortos (anochece a las 16h) y hay que saber aprovechar bien el día y madrugar, con lo duro que es hacerlo en vacaciones.

turista nigeriana

 

Día 1. Tel-Aviv – el barrio histórico de Jerusalén

Pasamos la Nochebuena en el aeropuerto de Barcelona. Era curioso ver la gente que había ahí, generalmente sólo personas que no tienen esta fecha como un acontecimiento importante… como los judíos.  Aunque me dio pena pensar en mi familia reunida en Bilbao y en los langostinos que me estaba perdiendo, pronto me olvidé de todo cuando llegué a Israel: había merecido la pena.
Llegamos a las cinco de la mañana  con Vueling al el aeropuerto de Tel-Aviv, tras varias preguntas en inmigración en las que sólo faltó preguntarme si tomo fibra por las mañanas fuimos a recoger nuestro coche de alquiler con SIXT.

Nota:
-Los ciudadanos de la UE no necesitamos visados, sólo el pasaporte con 6 meses más de validez. 
-Para recoger un coche y para realizar muchos pagos en Israel es necesario tener tarjeta de crédito. A menudo no aceptan de débito.
-SIXT es una de las compañías de alquiler que permite moverse tanto por Israel como por Palestina.
-Organizar tu viaje pensando en que los sábados (sabbath) es festivo y no habrá ninguna oficina de alquiler abierta -ni nada en general-.

 Las carreteras están en buen estado y los carteles se muestran en árabe, en hebreo y en inglés, por eso no hay problema a la hora de entender las indicaciones. Lo que sí que hay tener en cuenta es que los israelíes conducen a su bola: sin poner intermitentes y bastante lento. Por eso en Jerusalén dejamos aparcado el coche y nos decantamos por el tranvía. Otra opción es viajar de Tel-Aviv a Jerusalén en transporte público y alquilar el vehículo desde el último día de tu estancia en Jerusalén.

Una vez terminadas las cuestiones prácticas voy a intentar ser más concisa a partir de ahora que si no no habrá ser humano que se lea esto. Más adelante desarrollaré cada sitio en un post por por lugar, lo que viene a continuación es una propuesta de ruta para facilitar la organización de un viaje por Israel.

 Un poco zumbados por no haber dormido fuimos al barrio histórico de Jerusalén que se encuentra dividido en cuatro zonas: la armenia, la judía, la musulmana y la cristiana. 

Comenzamos entrando por la Puerta de David en donde hay una Oficina de Turismo con mapas y mucha información. Seguimos a la derecha hacia el barrio armenio y salimos al monte Zión, lugar en donde se dio lugar la última cena; la Iglesia Dormition en donde María (según  la rama católica) no murió sino que quedó dormida para el fin de los tiempos o la entrada a la tumba de David.
A continuación nos adentramos en el barrio judío que quedó destruido cuando estuvo bajo el dominio jordano entre 1948 y 1967, por lo que es bastante nuevo. Si bien aquí podemos ver que se conservan ruinas romanas integradas en las construcciones modernas. Un lugar para pararse a comer un shawarma de grandes dimensiones es el ShwarmaBar.
Es hora de ir al Muro de las Lamentaciones. Se cree que este lugar sagrado son las ruinas de lo que quedó del Segundo Templo. 
Perderse por las callejuelas del barrio musulmán, que es como el típico zoco de una ciudad árabe y comenzar la Vía Dolorosa, el camino que llevó Jesús cargando con la cruz hasta el Calvario. Las placas de las paredes te van contando la historia mientras caminas al lugar más sagrado para los cristianos, la Iglesia del Santo Sepulcro. Se supone que el templo está erigido sobre el lugar exacto en donde murió Jesús. O eso es lo que pensó Elena, madre de Constantino que mandó construir la iglesia en este punto concreto 300 años después de la crucifixión. Dentro de la Iglesia del Santo Sepulcro se encuentra la tumba de Jesús pero obviamente su cuerpo no esta aquí (se justifica con que como resucitó…).
Por la noche se puede ir a cenar y tomar a la zona de Jaffa Center pues el barrio antiguo suele quedarse muy solitario al anochecer.

 

chica Africana 

 

Día 2. Jerusalén: Museo de Israel, Mercado Mahane Yehuda, barrio etíope y barrio ultraorodoxo

Empezamos el día viendo el enorme museo de Israel. Comienza con una maqueta a gran escala de Jerusalén en la época del Segundo Templo, seguido por los manuscritos del Mar Muerto, el Jardín de las Esculturas, el aula de arqueología y el de arte moderno. Visitarlo lleva toda una mañana pero merece la pena hacerlo.
De ahí vamos a comer al mercado Mahane Yehuda, que incluye calles de venta de comestibles tradicionales con otras de establecimientos de comida con estilo y a buen precio concurridos por modernos.
Cerca se encuentra el barrio etíope en donde puede visitarse una iglesia de esta rama cristiana tan antigua, pero eso sí, tendrás que convencer al cura para que te la abra. Junto a éste se encuentra el barrio ultraortodoxo de Mea Shearim. A pesar de lo fotogénicos que pueden resultar los ultraortodoxos con sus trajes negros, enormes sombreros y tirabuzones junto a las orejas así como los niños que recuerdan a los Amish, debes guardar las cámaras pues son bastante hostiles hacia los visitantes. Las viviendas y la calzadas están muy destartaladas y recuerda a un gueto judío de la Europa del Este del siglo XIX.
Por la noche recomiendo ir al espectáculo de luces que se proyectan en las ruinas de la Torre de David, es un poco caro (9€) pero se disfruta viendo las diferentes fases de la historia de Israel en un show de luces que juega con los volúmenes y los sonidos. Y si se tienen energías, unas cervezas a la calle Rivlin (en Jaffa Center) pueden darle el toque final a la jornada.

ultraortodoxos

 

Día 3: hospicios austriaco, la cúpula dorada, monte de los olivos, valle del Kidron

 Comenzamos en el hospicio austriaco del sector musulmán para tener unas vistas panorámicas de la ciudad. Para visitar el Domo de la Roca hay que preguntar primero en la Oficina de Turismo de la Puerta de Yaffo a qué horas la abren y acudir media hora antes de la apertura. Nosotros no pudimos entrar, una vez haber esperado en la fila, haber pasado los controles, y haber subido la rampa de madera desde la que se accede a la mezquita, nos denegaron la entrada porque las autoridades habían encontrado en su interior una mochila. Podría pertenecer a un turista despistada que se la habría dejado, o tratarse de algo más peligroso y contener explosivos. Como necesitaban tiempo para comprobarlo y no se sabía cuánto, nos fuimos de ahí a comer… El restaurante que más me ha gustado por sus grandes platos y sus bajos precios es uno que se encuentra frente a la Puerta de Damasco, se reconoce porque tiene una terraza grande con mesas y fotos de platos combinados.

vistas de jerusalen

Además es un buen sitio para parar a descansar antes de tomar el bus que te deje en lo alto del Monte de los Olivos desde donde se tiene las vistas más espectaculares de Jerusalén y al impresionante cementerio judío en el que están enterradas más de 15.000 personas.
Se puede bajar cómodamente del Monte de los Olivos en un bonito paseo pasando por la Tumba de María y la Basílica de la Agonía. Te encontrarás de frente con el Valle del Kidrón, una zona arqueológica donde ver las construcciones de piedra como la Tumba de Absalom y la tumba de Zacarías. (que no te extrañe ver aquí grupos de ultraortodoxos rezando de una manera un tanto… estridente). 

vistas de jerusalen

 

Día 4: Masada y Mar Muerto

A una distancia de en torno a 30 minutos de Jerusalén tenemos dos joyas de Israel, Masada y el Mar Muerto. Por el camino en bajada notarás molestias en los oídos y si te fijas hay carteles que indican a cuántos metros de altura te encuentras. Y es que el Mar Muerto es el punto más bajo de la Tierra sin contar los fondos oceánicos, se encuentra a 420 metros bajo el nivel del mar. Como ya sabréis, la alta concentración de sales minerales del Mar Muerto hace que además de que sea imposible la vida en él, podamos flotar como en ningún otro sitio. Por eso hay que tener cuidado y no relajarse demasiado o puedes acabar en la otra orilla, en Jordania. Sin que sirva de precedente (y para ganar visitas con mi cuerpo serrano) os muestro una foto mía en bikini, para que veáis cómo floto, claro. Lo que se ve al fondo son las montañas coloradas de Jordania.

mar muerto flotando

Por otra parte, Masada es una espectacular construcción de Herodes que forma parte del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Construido en un monte de 400m de altura en pleno desierto de Judea, este complejo supuso el último bastión frente a la invasión romana en un punto estratégico entre Egipto, Turquía, Siria y Jordania. La subida no hay que hacerla a la antigua usanza, sino que para ello hay un fantástico funicular.

MASADA

 

Día 5: Belén, el lugar de nacimiento de Jesús

Es Navidad, estamos en Israel, hay que ir a Belén sí o sí. A pesar de lo que imaginamos, cruzar la frontera a través del Muro de Cisjordania fue rápido e indoloro: sólo hay que llevar el pasaporte. Me imaginaba que esta frontera sería otra odisea pero no fue así ni de lejos. En esta ocasión nos dimos cuenta de que el muro tenía su tienda de merchandising de los famosos graffitis de Banksy. En Belén visitamos la Iglesia de la Natividad, la iglesia en activo más antigua del mundo: se construyó en el siglo IV en el portal de Belén, la gruta en donde supuestamente nació Jesús de Nazareth; la gruta de la leche, el zoco y la zona de graffitis en el Muro junto al puesto de control -merece la pena pararse a leerlos-.

graffiti  

Por la noche el espetáculo kitsh de luces navideñas alegra la ciudad de Belén y es que aunque Palestina sea de mayoría musulmana, en Belén en torno al 50% de la población es árabe cristiana. Tuvimos la suerte de que aquel día se celebraba el último sábado del año y nos invitaron a una fiesta con cervezas y Papás Noeles bailando techno.
Nota: 

-El Belén Youth Hostel es un hostal ONG que destina todo lo recaudado a la infancia más desfavorecida. Se puede dormir por un mínimo de 6 € la noche (los precios a este lado del muro son mucho más bajos). 
-Belén está a sólo 8km de Jerusalén.
 

belen

 

Día 6: Jericó, la ciudad más antigua del mundo.

Aunque Jericó como Belén se encuentren en territorio Palestino conviene salir de belén y pasar por Jerusalén porque las carreteras son mejores si lo que quieres es llegar rápido.
Esta ciudad alardea de ser el núcleo de población más antiguo del mundo sin interrupción, y realmente están en lo cierto, los restos arqueológicos más antiguos que se han encontrado en Jericó datan del 8000 a.C. y consisten en una torre circular con escaleras (las más antiguas del mundo). El recinto arqueológico de Jericó puede visitarse por menos de 2€. También ofrecen una subida en teleférico al Monte de las Tentaciones a un precio muy superior pero no merece la pena, se puede subir en coche y caminando.

jerico sofa

La ciudad moderna de Jericó no tiene mucho interés en sí, es la típica ciudad de Cisjordania, calurosa, con tráfico y con curiosos que te preguntan de todo, sobe todo si eres del Barça  o del Madrid. Él único atractivo de la ciudad es el árbol de Zaqueo, un milenario sicomoro que fue testigo de la vida de Jesús. 
El Monte de las Tentaciones es el lugar en que se cree que Jesús resistió a las tentaciones del diablo que tras 40 días de ayuno le propuso que si de verdad era el hijo de Dios, convirtiera las piedras en panes. Supuestamente, el lugar exacto en el que ocurrió esto es el monasterio griego ortodoxo de Qurantul; las vistas a éste son espectaculares.

monte de las tentaciones

 

Día 7: Haifa

Haifa es una ciudad bastante olvidada en las rutas por Israel pero creo que merece la pena visitarla por ser un lugar de peregrinación del Bahaismo. La religión bahái, se originó a mediados del siglo XIX bajo unos preceptos muy modernos como la igualdad de sexos, la armonía entre ciencia y religión, la eliminación de barreras y fronteras, la búsqueda individual de la verdad, la paz mundial basada en una legislación común o la erradicación de toda forma de prejuicio entre otras cosas. Los jardines Bahái (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) sólo pueden visitarse en grupo guiado y cuando se ve la perfección del parque se entiende por qué, cada árbol y cada hierba parecen recortados con escuadra y cartabón. Lo bueno es que hay una ruta gratis en inglés a las 12 a.m.
Frente a los jardines, resulta agradable pasear por la colonia alemana. Un bonito barrio fundado en 1869 por una secta protestante de Alemania que creían que por instalarse en Tierra Santa, el mesías iba a volver de nuevo.

Nota:
-En el restaurante judío Mayan Habira ofrecen unos platos de carne ahumada (beef pastrani) que hacen que sólo por ello merezca la pena la visita a Haifa. 

jardines bahai

 

Día 8: Acre (Akko)

Acre es una ciudad situada en la costa del Mediterráneo por la que perderse entre sus callejuelas y sus puestos de hummus. En pocas ciudades se puede ver tan claramente el paso por las diferentes civilizaciones que la han conquistado en función de la altura a la que te encuentras: primero llegaron los cruzados en el siglo XI; a finales del XIII los mamelucos, mercenarios que conquistaron Egipto expulsaron a los cruzados y destruyeron a ciudad. Dos siglos más tarde los turcos con el sanguinario Al Jazaar “El carnicero” (a quien desobedecía le cortaba la nariz o las orejas) y deciden rellenarlo todo con piedras y escombros para construir encima, motivo por el que la ciudad de los cruzados se encuentra bajo tierra.

acre

Nota:

-Recomiendo visitarlos baños turcos aunque sea sólo por ver el vídeo explicativo en tono de humor… el narrador recuerda a Chiquito de la Calzada.

Por el camino a Jaffa se puede uno desviar a Nazareth aunque aviso que si no eres una persona muy religiosa, la ciudad no tienen ningún interés. Quizá lo único que me llamó la atención fue las distintas representaciones marianas que hay en la Basílica de la Anunciación, resulta curioso ver a la virgen japonesa, la virgen coreana, la argentina, etc.


 virgen china

 

Día 9: Jaffa (Yafo)

Aunque parezca un barrio de Tel-Aviiv, realmente Jaffa es una ciudad de 4000 años de antigüedad mientras que hace 200 años Tel-Aviv no era más que un puñado de dunas. Jaffa me gustó mucho por el mercadillo de tiendas de antigüedades que recuerda a los mercadillos de Londres como el de Portobello y por su casco viejo reconvertido en una zona de galerías de arte. Que no te sorprenda ver a decenas de parejas hacerse las fotos de boda, mucha gente viene de Tel-Aviv para fotografiarse con sus vestidos en este barrio tan pintoresco.
Por la noche se puede ir a cenar o a tomar algo al sector de Florentine (que ya se considera pare de Tel-Aviv pero se puede acceder a él caminando) llena de establecimientos bohemios aunque con carteles únicamente en hebreo.

yafo 

 

Día 10. Tel-Aviv

Llegamos al último día de nuestro viaje a la ciudad más moderna de país, Tel-Aviv, la única en la que la religión no está muy presente. Por ejemplo, durante el sabbath todo el mundo aprovecha para ir de terrazas y pasarlo bien. “La ciudad Blanca” también ha sido declarada Patrimonio Mundial por ser el lugar con mayor número de edficios Bauhaus que además fueron adaptados a la climatología del lugar. Para el visitante medio choca mucho ver que junto a cada rascacielos haya un pequeño edificio, esto se debe a que para obtener el permiso de una construcción de gran tamaño, te tienes que comprometer a restaurar el edificio histórico más cercano. Se dice que “Cada rascacielos tiene su bebé”.

tel aviv

 

Entradas relacionadas

102 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>