Hungría

10 cosas que ver en Budapest

 Budapest

 

10 cosas que ver en Budapest

Meterse en un hospital búnker, ir a Nueva York a través de los realistas decorados de los estudios Korda, disfrutar en sus aguas termales o divertirse en una de las ciudades europeas con mejor marcha nocturna. Aquí os muestro diez cosas que se pueden hacer en Budapest y quizá comprendáis por qué la capital húngara es una de mis ciudades favoritas… del mundo.

 

puente de budapest

 

¿Poco tiempo para conocer Budapest? Apúntate a las mejores excursiones en español para conocer los encantos de esta ciudad:
Reserva

 

1. Ir al museo del Hospital Búnker secreto

He estado tres veces en Budapest y hasta la última ocasión no me había enterado de la existencia de este pedazo de hospital-museo-búnker nuclear. Se encuentra  a una decena de metros bajo tierra y se alarga en un recorrido de casi 2 km. En él  podemos ver todos los objetos que se utilizaron durante la Segunda Guerra Mundial y la Revolución de 1956 como cajas de víveres, aparatos médicos… y además han recreado con maniquíes cada estancia de modo que es sencillo imaginarse cómo era la vida aquí cuando estaba en funcionamiento. Sólo falta que pongan sonidos para ambientarlo mejor, aunque lo cierto es que al final del recorrido te permiten accionar una alarma anti nuclear que pone los pelos de punta. La tienda de recuerdos ofrece objetos originales que merece la pena pararse a mirar e incluso comprarse algo, por 10€ te puedes llevar un botiquín auténtico.

 hospital bunker de budapest

 

2. Ir al Parlamento

El Parlamento es un buen lugar para empezar tu ruta por Budapest pues es el símbolo de la ciudad. Este enorme edificio del siglo XIX conserva en su interior la corona, la joya con la que coronaban a cada rey que está protegida por dos guardianes (a los que no verás moverse).  Hoy en día el Parlamento es el lugar de trabajo de las delegaciones políticas y hace las veces de Cámara Baja (diputados). También puede visitarse la Cámara Alta pero actualmente es el lugar en donde hacen conferencias artistas y científicos; así como la sala de prensa dotada de pantallas para ver a tiempo real lo que ocurre el hemiciclo, el cual también puede visitarse: si te fijas, la tribuna muestra  unas marcas de balas por un intento de atentado que hubo en 1912.

 parlamento de budapest

 

3. Recorrer los bares de ruina

Los bares de ruina consiguen que les tenga envidia a los habitantes de Budapest. Consisten en que un grupo de personas propone al Ayuntamiento reconvertir un edificio en desuso o a punto de ser demolido en un bar, una sala de exposiciones, un centro cultural o cualquier otra cosa que pueda ser disfrutada por todos los ciudadanos. ¡Y el Ayuntamiento suele decir que sí!
Veréis que las personas que montan este tipo de bares derrochan creatividad, tanto a través de la decoración como a través de las actividades que organizan. El que más me gustó fue el Szimpla Kert, considerado como el tercer mejor bar del mundo según los usuarios de las guías Lonely Planet. Si queréis más información sobre los bares de ruina, escribí un artículo muy completo en Los 40 Viajes.

 bares de ruina de budapest

 

4. Probar un Goulash en el Mercado Central

El Mercado Central, construido a finales del siglo XIX, es el más grande y emblemático de Budapest. En el sótano se vende pescado, en la planta baja hay puestos de fruta, embutidos, dulces, etc. Y en la segunda planta hay restaurantes a precios populares a los que se acercan, tanto turistas como locales, a comer un buen plato de gulash, un guiso a base de carne porcina, verduras y mucho pimentón.

 mercado central de Budapest

 

5. Admirar sus casas Art Nouveau

En Budapest hay bellos edificios Art Nouveau, un estilo arquitectónico basado en elementos de la naturaleza como plantas y animales: la Casa Bedö, la Casa Walkó (en cuya fachada encontrarás ocho animales diferentes) o la Real Caja Postal de Ahorros que incluye una ingente cantidad de figuras de cerámica y motivos tradicionales. Cabe destacar que su tejado obviamente no puede ser visto desde la calle pero sí desde la torre de la Basílica de San Esteban. Cerca del Parque Municipal tenemos otros dos extravagantes ejemplos de Art Nouveau: el Instituto Nacional para los Ciegos y el Instituto de Geología Ödön Lechner. 

 art nouveau en budapest

 

6. Relajarse con un baño en Széchenyi

La capital húngara se construyó sobre una falla por la que manan más de 100 fuentes termales. Aquí una actividad habitual de los fines de semana es ir a pasar el día o la tarde en uno de ellos. He estado en tres balnearios de Budapest y el que más me ha impresionado es el Széchenyi: tiene 15 piscinas interiores, 10 saunas y baños turcos y tres grandes piscinas exteriores en donde la gente charla y juega al ajedrez.

Széchenyi

 

7. El Parque de las Estatuas comunistas Memento

En vez de tirar a la basura las estatuas que adornaban las calles de Budapest durante la época comunista, decidieron agruparlas en este frío parque del extrarradio para no olvidar el pasado. Atención a las botas de Lenin, la estatua cubista de Marx y Engels que solían estar frente a la oficina del Partido Comunista, los monumentos militares y heroicos del Ejército Rojo o el monumento en el que pueden leerse varias ciudades españolas como Guadalajara, Huesca o Teruel en referencia a los participantes húngaros en las Brigadas Internacionales Españolas en la Guerra Civil. Mi compañero de viaje Jesús hizo un post con buenas fotos sobre el parque Memento que podéis leer aquí. ¡Vaya frío que pasamos!

 parque memento

 

8. Hacer espeleología cuevas de Pálvölgyi

 Todos sabemos que en Budapest hay un gran número de lugares en donde tomar unos baños termales, pero hay algo que permanece más escondido a ojos del visitante: el agua recorre el subsuelo a través de un sistema de cuevas de 120km de largo. Aquí me inicié a la espeleología y me lo pasé realmente bien. Recomiendo esta actividad a cualquier persona sin necesitar una preparación física ni nada en especial (aunque de las agujetas no te vas a librar) a excepción de aquellos que sufran de claustrofobia: durante el trayecto de tres horas se pasa por lugares muy estrechos y a mucha profundidad. Ver al guía agazapado imitando a Gollum no tiene precio.

 cuevas  Palvölyi

 

9. Aprender en los estudios de cine “Korda Filmpark”

Los míticos estudios Korda son parte de la historia del cine de Europa Central y del Este. Ofrecen un recorrido interactivo para aprender sobre los diversos efectos ópticos que se utilizan en el cine. También hay una recreación a tamaño real de una calle del barrio de Brooklyn en el que se rodó parte de la película Hellboy. También me dejó boquiabierta el decorado de “Los Borgia”, la zona para rodar en interiores tenía decenas de salas cada una de ellas decorada con mucho espero; pero el decorado exterior me hizo ver realmente las magnitudes económicas que maneja esta serie de TV. Habían construido literalmente un pueblo del Renacimiento italiano entero, con sus calles y sus plazas. Siento no incluir fotos, me dijeron que como aún no se había terminado de emitir en los Estados Unidos, no mostrara a nadie las fotos, a no ser que sea a nivel familiar (¡A tu mamá sí!).

los borgia

brooklyn en budapest

 

10. Pasear por el barrio judío

Se puede hacer un recorrido por el antiguo guetto judío del que aún se conserva parte de sus muros visitando las tres sinagogas (la Gran Sinagoga, la sinagoga ortodoxa y la sinagoga de la calle Rumbach Sebestyén); el Spinoza Café; el restaurante de cocina Kosher Carmel Pince o la confitería kosher de dulces típicos Fröhlich Cukrászda. Si quieres ver un fragmento del muro original, se encuentra en la parte trasera de un patio de la calle Király 15.

sinagoga de budapest

muro del guetto de budapest

 

 Si quieres ver más fotos, haz click aquí.

 

 

Entradas relacionadas

25 comentarios

1 Pingbacks y Trackbacks

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>