Fin de semana en los Pueblos Negros de Guadalajara. Castilla la Mancha


Hace unos días decidí escaparme de la agitación de la ciudad durante un fin de semana. Necesitaba un lugar en el que desconectar del todo: no utilizar el teléfono móvil, descansar la vista de la pantalla del ordenador, dejar de recibir empujones en el metro y no volver a ser despertada por grúas y martillazos de las interminables obras que hay en mi calle. Hizo falta apenas una hora y media de viaje desde Madrid para conseguir lo que quería; el lugar escogido fue Los Pueblos Negros de Guadalajara, una zona poco conocida de Castilla la Mancha que cuando sea declarada como Parque Natural, será el más grande de Europa. Llegamos el viernes por la noche a Campillo de Ranas, que con sólo 50 habitantes, es el pueblo principal de la comarca de la Arquitectura Negra. La casas están hechas de pizarra, por ley no puede haber nada construido de otro material que rompa la armonía de este modo de construcción tradicional; y además las fragmentos de esta roca deben colocarse siempre en horizontal.

DSC05814

Nos instalamos en la casa rural La era de la tía Donata. La decoración estaba muy cuidada y el trato fue muy bueno, además después de las caminatas podíamos jugar a juegos de mesa junto al fuego de la chimenea que encontramos encendido durante todo el fin de semana. Genial el desayuno.

DSC05656

Hacía bastante frío y había nevado. Salimos a cenar chorizo de ciervo en el único bar del pueblo que estaba abierto. En Campillo sólo hay dos bares y una tienda de comestibles en la que hacen pan, pero son más que suficientes.

DSC05725

Como curiosidad, Campillo de Rana es el pueblo con el mayor porcentaje de  más bodas gay de España (20%). Hay un restaurante y una carpa para bodas y no son pocas las que aquí se celebran. Al día siguiente nos cruzamos con algunos invitados que contrastaban con nuestras ropas de montaña.
Esa noche dormí en un silencio que había olvidado en Madrid. En ocasiones, cuando estamos durmiendo y se produce un ruido, si no nos despierta lo integramos en la delirante narrativa de nuestro sueño. A mí me ocurrió algo sorprendente, el silencio era tal, que soñé que visitaba una ciudad en la que estaba prohibido hablar.
Nos despertamos con un sol radiante y salimos a hacer una excursión por el Hayedo de Tejera Negra. El punto más alto de la cordillera es el monte Ocejón (2048m), al que los lugareños llaman jocosamente “revientachulos” en referencia a los madrileños que aseguran poder subirlo sin la preparación adecuada y que terminan siendo rescatados.

ganesh-ocejon

DSC05527

DSC05558

Caminamos siguiendo por la nieve huellas de zorros, garduñas y corzos. ¿Sabíais que por este último se debe pagar 7000 por cazarlo? Además, controlan los ejemplares que hay de cada especie y sólo te permiten apresar el que te indiquen en ese momento. La zona no está señalizada, al menos hasta que sea declarada Parque Natural, pero se pueden contratar guías en Alternatura Outdoor, una empresa dedicada al turismo sostenible de la zona. Mientras tanto el murmullo del arroyo de Soto y el de Agua Fría acompañaban a esta caminata rodeada de jaras y robles. Pero esta tranquilidad se vio interrumpida por un enorme rebaño de cabras que se dirigían a una poza en la que se baña la gente en verano. Se veían enormes buitres merodeando y el pastor nos explicó que se debía a que esa noche se había producido un ataque a algunas reses por parte de lobos. No es de extrañar que Félix Rodríguez de la Fuente haya rodado documentales de naturaleza por aquí.

 

DSC05600

Finalmente llegamos a un roble de más de 550 años que cuenta una bonita historia en su corteza, del cual obtiene su nombre la localidad de Robleluengo. Antiguamente, cuando nacía un niño, éste se presentaba en sociedad colocándolo en el enorme hueco que había en el tronco del roble. La natalidad descendió y el agujero se hizo cada vez más pequeño hasta que se cerró por completo.

DSC05623

Hoy en día, algunas familias han emigrado de las ciudades para que los más pequeños puedan crecer en un ambiente de naturaleza y parece que el árbol se ha hecho eco de esto. El agujero ha vuelto a abrirse y nadie tiene explicación para esto.
Nos merecíamos un buen menú en el restaurante de la zona de los pueblos negros, el restaurante-asador Tejera-Negra: tejas con boletus y cordero asado. ¡Cómo nos cuidamos!

DSC05644

Qué mejor que hacer la digestión junto al arroyo de Campillo. Para más tarde, dar un paseo por la zona y comprobar que efectivamente todo estaba construido con pizarra; ni las fuentes se libraban.

DSC05685

DSC05726h

El día siguiente hicimos otro recorrido en dirección contraria. Comenzamos con “La Muralla China” de Guadalajara –en realidad se llama Barranco de la Hoz-, que también está construida a base de pizarra.

Por el camino pudimos ver las vacas negras y las cigüeñas negras de los pueblos negros, cómo no podían ser de otro color. Tomaban el sol y no parecían tener intención de apartarse de la carretera cada vez que pasaba un coche, cosa que ocurría con muy escasa frecuencia.

DSC05759

Tras esto no dirigimos a una caminata de 6km de duración con el río Jarama a nuestros pies que tenía como meta la cascada El Aljibe, que fue escenario del vídeo promocional de turismo de Castilla la Mancha. El punto de partida fue Roblelacasa, en donde un perro apodado Nervi (por tener “más nervios que un filete de 1€”) nos recibió alegremente.

DSC05805

Desde aquí se tenían vistas a Ocejón y el resto de pequeñas poblaciones. Caminamos en sentido a la sierra de La Puebla que hace frontera entre Guadalajara y Madrid. El sendero nos permitió divisar dos lugares singulares de difícil acceso. Se trataba de Matallana, una aldea okupa; y La Vereda, cuyos habitantes viven sin agua corriente o luz eléctrica trabajando en su mantenimiento y reconstrucción.
El sendero tampoco estaba muy señalizado y había que estar atento a los hitos, esos amontonamientos de piedrecitas que hacen los caminantes para que el siguiente pueda guiarse mejor, pero merece la pena por las vistas a La Puebla y la cascada del Aljibe.

DSC05841

Panorama_sin_título6

Recomiendo los Pueblos Negros para hacer una escapada de fin de semana si lo que se busca es tranquilidad y airearse las ideas.
¿Se os ocurren más lugares para pasar unos días cerca de la ciudad?

panoramica-vacas

 

Artículos relacionados:

21 comentarios

2 Pingbacks y Trackbacks

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>