Francia

En los aposentos de un castillo francés

Si habéis seguido mis andadas a través de este blog, sabréis que durante mis viajes he pasado las noches en todo tipo de hospedajes de muy diferentes categorías. Ahora puedo añadir uno muy especial a la lista, pues he tenido la oportunidad de dormir en un castillo en Francia, el Chateau la Caniere, rodeado de bosque y praderas que llegan hasta una cadena de volcanes que caracterizan la región de Auvernia.
La historia de este castillo de estilo Luis XVI comienza el año 1889, aunque ya en 1970 había otro edificio en su lugar, la casa  John Law, el inventor del billete.

DSC05898 DSC05901

La familia Bérard de Chazelles construyó  la Caniere con el fin de conservar las obras que habían heredado del químico Lavoisier. Las personas interesadas en la vida y obra del científico se acercaban hasta el castillo para poder investigarlas y hoy en día puede verse una copia del cuadro de Los esposos en el comedor. El resto de manuscritos o instrumentos de laboratorio están en otros museos como el Museo de las Ciencias de París o el Museo Lecoq en Clemont-Ferrand. El cuadro original está en el metropolitano de arte de Nueva York.

DSC05904

En 1944, falleció Magdalena Bérard que protegió a los aviadores ingleses heridos en el castillo durante la segunda Guerra Mundial. Fue enviada a prisión a Vichy y deportada a Ravensbrück hasta el final de sus días.
El castillo pasó a manos del estado y la vegetación comenzó a comérselo. Más tarde su suerte sería de lo más variopinta dejando huella en las diferentes estancias. Se convirtió en el centro vacacional de la marina francesa; se vendió a una asociación que ayudaba a integrarse a personas con dificultades a través de la pintura (pueden verse en las paredes de los comedores), pasó a ser propiedad de una secta y posteriormente lo adquirieron unos holandeses que pusieron, entre otras cosas, esta bañera en la habitación en la que dormí.

DSC05887

DSC05886

El año pasado, un empresario auvernés volvió a abrir el establecimiento e hizo reformas que le darían la cuarta estrella: es un hotel totalmente adaptado para personas que viajan en silla de ruedas.
Y por si os lo estáis preguntando, me bañé mientras disfrutaba de las vistas que rodean al castillo, algo que no se puede hacer todos los días. Pero esto era sólo el comienzo de un viaje muy especial por Auvernia, la región de los volcanes.

DSC05889

Para llegar hasta aquí, tomé un vuelo Madrid-Lyon con Easyjet (desde 22€ el trayecto).

 

Ver mapa más grande

 

Entradas relacionadas

11 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>