Venezuela

Puerto La Cruz y el Parque Nacional de Mochima, Venezuela

parque nacional de mochima

Había pasado unos días increíbles en Isla Margarita recordando en qué consiste viajar en solitario y todo lo que conlleva; libertad absoluta en la toma de decisiones, mayor predisposición a la hora de conocer a otras personas, convivencia con los momentos de soledad… No, eso afortunadamente no me ocurrió nunca  gracias a los amables margariteños siempre dispuestos a conversar contigo o mostrarte rincones de la isla. Podéis hacer la prueba: sentaos junto a una mesa en la que no haya nadie en cualquier chiringuito y pedíos un desayuno tradicional. En seguida varias personas habrán ocupado los asientos adyacentes y estarán intentando sacarte conversación a base de curiosas preguntas que pueden ir desde el “¿tienes hijos?” hasta el “si necesitas que te lleve a alguna parte de la isla, ¡a la orden!”.
Pero no podía quedarme hasta siempre en este paraíso caribeño puesto que el día de Navidad tenía que estar en Bogotá. No obstante, aún disponía de nueve días para disfrutar de ciudades que quedan en el camino y el primer destino, debido a su conexión rápida en ferry, fue la ciudad de Puerto la Cruz.
Lo primero que hice al llegar a esta población costera fue dirigirme a la estación de autobuses en busca de un ticket para viajar a San Cristóbal, en los Andes Venezolanos. Por desgracia, las vacaciones navideñas no son buenas fechas para este tipo de gestiones: el dependiente se negó a venderme el pasaje con tres días de adelanto e insistió en que la única manera de realizar la compra era presentándome en el mismo mostrador el día que quisiera partir a San Cristobal a las siete de la mañana. Por lo visto mucha gente aprovecha para comprar varios tickets y revenderlos más tarde a aquellas personas que se han quedado sin plaza y esto es lo que pretendían evitar prohibiendo comprar boletos días antes; otros me dijeron que se debe a que no pueden garantizar que haya suficientes autobuses si no es en el mismo día. Conmigo no hicieron una excepción.

avenida colon en puerto la cruz

Siguiente tarea: encontrar hotel. La ciudad me pareció tan caótica que no merecía tomar un taxi mientras pudieras caminar. El espeso tráfico hacía que los coches apenas se movieran… súmale a esto el calor bochornoso, el olor a fritangas, los gritos de los vendedores de todo tipo de frutas y los vehículos con música a todo trapo. En parte me recordó a la India pero esta visión terminó cuando llegué el paseo marítimo de Puerto la Cruz, una gran avenida junto al mar en la que olvidarte del agobio que produce el centro de la ciudad. Aquí me metí en un hotel con habitaciones por unos 10€. He de decir que el dinero que me ahorraba se presentaba en forma de cucarachas y duchas frías pero la situación de éste no podía ser mejor en plena avenida de Colón. Aquí aprendí una cosa que sería vital para el resto de mi viaje; en Venezuela utilizan la palabra “cancelar” con el significado “pagar”. Para ello tuve una discusión de besugos con el recepcionista: mi intención era cancelar (anular) la tercera noche de hotel que había pagado. Él aseguraba que ya la había cancelado (pagado), mientras yo hacía esfuerzos por que me devolviera el dinero. Llegamos a los gritos y de pronto me di cuenta de esta diferencia semántica que cambió radicalmente la situación.

puerto la cruz venezuela

Puerto la Cruz

Me dispuse a reservar un tour por el Parque Nacional de Mochima no sin antes darme un paseo junto el mar. Me senté en una plaza decorada con un enorme Belén y unos skaters me preguntaron por mi procedencia. Al parecer todos perdieron su improvisada apuesta; en torno a la mitad de las personas habían pensado que era “gringa” y el resto creyó que era argentina. El blanco nuclear de mi piel, combinado con mi nariz y hombros rojizos hace que la gente me señale con el dedo, ¡qué se le va a hacer!
Reservé un tour para el día siguiente por el parque natural Mochima por lo equivalente a unos 24€. Se pueden reservar en muchas agencias de viajes (en tu hotel seguro que tienen folletos que incluyen el número de teléfono con el que se puede contratar el viaje) y suele incluir comida y bebidas como agua, Pepsi, cerveza y a veces ron. Si vais a viajar a Puerto la Cruz, escribidme a mi email y os daré algún contacto.

playa mochima

El Parque Nacional de Mochima ocupa un área de casi 95000 hectáreas en el que se pueden ver bahías, acantilados, playas de arena blanca, arrecifes de coral, islas, zonas montañosas cubiertas de vegetación y hasta delfines si se tiene suerte.
Acudí temprano al punto de encuentro en el Gran Hotel ataviada únicamente con un bikini y un vestido de verano… para qué más si aquí hace mucho calor y me iba a mojar de arriba a abajo. La lancha en la que yo era la única turista extranjera daba brincos en el mar, y con ellos algunas olas se introducían en el interior empapándonos por completo. Me quité el vestido y lo coloqué en una red en el techo en el que la gente colocoba objetos que no querían que se humedecieran.

excursión al parque nacional Mochima

Me distraje charlando con unos simpáticos chicos de Maracaibo y después me quedé absorta mirando el espectacular paisaje de Mochima, por lo que no me di cuenta de que mi ropá había volado quedándose abandonada en el algún punto del mar en este vasto territorio. Me imaginé volviendo a mi hotel, si ya llamaba la atención vestida, no quería pensar cómo sería en esta ocasión… menos mal que los venezolanos siempre están dispuestos a ayudar.

parque natural de mochima

 

Entradas relacionadas

17 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>