Colombia

Islas del Rosario, Colombia

islas del rosario

Las Islas del Rosario constituyen un pequeño archipiélago que se encuentra muy próximo a Cartagena de Indias en la costa caribeña de Colombia. Su mayor atractivo radica en observar sus fondos marinos para después, tirarse a la bartola en la playa. Aquí, justo en este lugar, pasé mi primer día del año 2012. ¿Se os ocurre una manera mejor de adentrarse en el Año Nuevo?

Nos acabábamos de correr una buena juerga en Cartagena de Indias –sobre la cual aún se comentan sus anécdotas- y sin dormir nos fuimos al puerto ya que habíamos contratado una excursión a las Islas del Rosario para el uno de enero. A todos nos hubiera apetecido echar una cabezada, pero como no habíamos pensado las consecuencias de celebrar la Nochevieja en el Caribe, nos dirigimos al ferry cual zombis de “the Walking Dead”, a excepción de algunas que aún llevábamos la tontería y el aguardiente de la noche anterior en el cuerpo. Entendedme, era un día muy especial y había que celebrarlo: no sólo era la primera vez que me encontraba por estas fechas disfrutando de un ambiente cálido, sino que me había rencontrado con amigos que hacía ocho años que no veía, porque sencillamente hacía ocho años que no cruzaba el océano Atlántico. Los fuegos artificiales, el champán y los bailes en las murallas de la ciudad más bonita de Colombia hicieron el resto, pero eso es otra historia que ya os contaré.
Las 28 islas que componen las Islas del Rosario se encuentran a unos 32km del puerto de los Pegasos de Cartagena, o lo que es lo mismo, a una hora y media en ferry. Cuanto más adelante esté tu asiento en el bote, más impresionantes serán los saltos que pegues sobre las olas. Yo me senté en la última fila porque no estaba para tantos trotes (nunca mejor dicho), o porque llegué tarde y me colocaron ahí junto a Anita (otra que se lo había pasado bien por la noche).

snorkel islas del rosario

Sus habitantes aparecieron en estas tierras antes de la llegada de Cristóbal Colón y según los escritos de los conquistadores españoles, los caribes indígenas subsistían principalmente de la pesca. Hoy en día, además de ello viven del turismo, sobretodo de este tipo de excursiones que atraen a los viajeros a conocer sus fondos marinos, debido a la transparencia y tranquilidad de sus aguas que invitan a nadar, bucear o simplemente realizar recorridos en canoa.  Esto ha hecho que se haya tenido que proteger el patrimonio natural de la zona y, desde 1977, es uno de los 52 Parques Naturales de Colombia. Aquí se han registrado más de 1.300 especies de animales y plantas entre las que se encuentra la morena (¡qué impresión!), una especie de tortuga marina, caballitos de mar, crustáceos y multitud de peces de todos los colores. Disfrutar de este mundo bajo el agua fue lo primero que hicimos antes de poner pie en tierra: nos entregaron un chaleco salvavidas, una máscara de buceo y un tubo de snorkel. Eché de menos las aletas para impulsarme mejor, así que si tenéis no dudéis en llevarlas con vosotros ya que no hay que dar por hecho que te las vayan a prestar. Bocabajo, sobrevolando los arrecifes de coral y mirando la vida que se encuentra bajo la superficie ajena a sus humanos observadores, se me pasó el mareo que traía del atolondrado viaje en ferry y de la bienvenida al año nuevo.

boca chica

balseros

Antes de ir a comer y relajarnos en la playa visitamos una pequeña y humilde población llamada Bocachica. El conductor del ferry intercambió unas palabras a gritos con unos chicos del lugar y ninguno de nosotros entendió nada en absoluto de lo que dijeron. Me aseguró haber estado hablando en español pero éste era tan inteligible que estaba convencida de que hubieran utilizado un dialecto criollo, pero no era así. El resto del día intentaríamos descifrar las conversaciones de algunos de sus 1.200 habitantes sin ningún éxito. Para que os hagáis una idea, el sonido se asemejaba a un castellano con un 80% menos de consonantes.
Comimos pescado del lugar, arroz de coco, patacón (plátano verde frito) y ensalada; para acto seguido, embadurnar nuestros fosforitos cuerpos con crema protectora y quedarnos en la orilla de Bocagrande cual ballenas varadas, que ya nos hacía falta descansar. Y el lugar, sin duda, invitaba a ello.

mapa de las Islas del rosario

Me llaman la atención algunos nombres que se observan en el mapa de las Islas del Rosario: Isla del Tesoro, Isla Pirata o Isla Fiesta.

Entradas relacionadas

6 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>