Tailandia

Tailandia: Bucear en Koh Tao… en castellano.

 

“un mal día de buceo es mejor que un buen día en el trabajo.” — Mis propias burbujas a cinco metros de profundidad.

21 kilómetros cuadrados dedicados al buceo. Koh Tao, la isla tortuga por su forma ovalada, es la hermana pequeña del archipiélago de Samui y es una de las mecas de este deporte en el mundo. La transparencia de sus aguas, la ausencia de corrientes y una espectacular vida submarina hacen de este pedazo de tierra Thai un sitio de renombre mundial en lo que a submarinismo se refiere.

Mis últimos cuatro o cinco días en Thailandia estaban reservados a sacarme el título básico de buceo, relajarme, disfrutar de la isla, de las playas y de la compañía. Acabé quedándome ocho. Gran parte de la culpa la tienen muchas de las personas que conocí en la isla… y “el brujo”, un curioso personaje  que llegó hace seis años a la isla para trabajar como Freelance y hace tres abrió su propia escuela, Ihasia, que resultó ser un pozo de buen rollo y pasión por el buceo.

Una de las pequeñas bahías de la isla, donde se realizan los ejercicios de entrenamiento de los primeros días.

Koh Tao estuvo relativamente deshabitada hasta mediados de los años treinta del siglo pasado, cuando se convirtió en una prisión para disidentes políticos. Sólo se acercaban por aquí algunos pescadores de las islas mayores y había algún asentamiento de granjeros en la isla. Hoy en día el censo es de tan sólo 1382 habitantes, pero más de cien mil personas la visitan cada año.

Tenía un poco de miedo, la verdad. No es que el buceo me pareciera complicado pero suelo agobiarme cuando me sacan de mi medio natural (los bares), así que antes de decidirme a bucear, mandé un mail al “brujo” para informarme un poco más de qué iba todo esto. No sospechaba que hubiera empresas españolas operando en la isla, así que fue una grata sorpresa encontrarles. En absoluto me habría molestado utilizar el inglés pero si vas a aprender algo nuevo y que conlleva unas ciertas medidas de seguridad, mejor en tu idioma. La respuesta por su parte fue un mail tan largo y con tal buen rollo, que no me lo pensé dos veces.

Barcos de pesca y de transporte de buceadores a partes iguales fondeados al atardecer en Sairee beach.

La isla se compone de dos asentamientos principales. Hacia el norte del puerto principal se encuentra Sariee Beach, una playa blanca de mil setecientos metros donde se concentran la mayoría de alojamientos y el núcleo más duro de la farra nocturna. Al sur de la isla está Chalok Baan Kao, una población más pequeña y tranquila, donde se encuentra la escuela, pero que ofrece todo lo que puedas necesitar. Las distancias son cortas y se pueden alquilar bicicletas o motos a precios bastante populares. Si avisas con tiempo a la escuela, te pueden recoger en el puerto a la hora que llegue tu barco y un curso de buceo incluye además, el alojamiento básico para los cuatro días que dura el mismo. A saber: Bastante espacio, una cama, un ventilador y agua corriente. Espartano y muy limpio. No es que se pase mucho tiempo en el cuarto, pero si crees que necesitas algo más, hay alojamientos “superiores” con descuento por hacer curso. El aprendizaje se reduce a grupos de cuatro personas por instructor, lo que es de agradecer. Hay escuelas mucho más masificadas o que no avisan del número de alumnos con el que compartirás las clases. Pregúntalo siempre antes.

Jugando con fuego en Chalok Baan Kao. Un espectáculo muy común en las islas del archipiélago.

En honor a la verdad, debo decir que el primer día que salimos a bucear me agobié un poco. Creo que me mareé en el barco y los primeros ejercicios que hicimos (con tubo, no con botella) no me sentaron nada bien. Respirar por el tubo me costaba lo mío y me entraba agua. A eso añadir que para un pie de mi calibre (un 47 ò 48) las opciones en aletas se reducen bastante y las que había, me hacían bastante daño en los pies. Me forcé a seguir adelante porque no había ido hasta allí para nada. Una vez que comenzamos los ejercicios con botella a poca profundidad, todo cambió. Respirar se convertía en una sencilla rutina y los ejercicios, aunque puedan acongojar un poco (si has leído acojonar, también vale) resultaron muy simples y útiles.

Una de las pocas fotos decentes que saqué con una cámara submarina alquilada. Ni siquiera recuerdo que tipo de pez era.

A partir de ahí, qué más puedo contar. Después de acabar el curso, aún me quedé tres días más buceando porque sencillamente lo había disfrutado hasta lo indecible. La fauna, la sensación de volar, los enormes bancos de barracudas o los peces de miles de tonalidades… sólo puedo decir que cada buceo se hace corto y quieres más. Como viajar. No vi ninguna tortuga ni tampoco al afamado tiburón ballena, pero eso no le restó un ápice al disfrute. Me apena decir que no he vuelto a bucear desde Febrero y que tengo unas ganas horribles de volver a hacerlo, pero viviendo a caballo entre Madrid y Zaragoza no hay muchas oportunidades. Quizá en mi próximo destino.

Otro de los barcos de buceo al atardecer. Las puestas de sol en la isla especialmente si hay algo de nubes, son espectaculares.

En resumen, bucear en Koh Tao es sencillo y es fantástico. Desde mi corta experiencia, la empresa con la que lo hice me dio una confianza y un profesionalismo total, y repetiría. Si vais a bucear a la isla y queréis más información, la página web es http://www.ihasiadivingkohtao.com/ Ahí también podéis encontrar el e-mail de la empresa para un contacto directo e incluso el número de teléfono. Y si decís que vais de parte de mis viajes por ahí, os harán un 5% de descuento.

Aunque es bastante sencillo, mucha gente me ha preguntado cúal es la manera más fácil y barata de llegar a Koh Tao desde Bangkok. El tren nocturno y el barco me parecieron la mejor opción pero que en los próximos días redactaré un artículo sobre esto, para los que estéis interesados.

@Gothart en twitter

La salpicada que provoca la quilla de uno de los barcos al romper contra el mar.

 


Etiquetas: , ,

Entradas relacionadas

21 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>