España

Pánico en el túnel… de Madrid

interior del metro de madrid

 

El pasado jueves 7 de marzo en torno a las 7 de la tarde me disponía a viajar en el Metro de Madrid desde Rivas hasta la última para de la línea 9: Puerta de Arganda. Un trayecto que normalmente dura unos 40 minutos se convirtió inesperadamente en una aventura de unas dos horas de duración.

Absorta en el teléfono móvil  como tantos pasajeros que aprovechamos los minutos de conexión que hay hasta que el convoy se introduce en las vías subterráneas comencé a escuchar gritos de exclamación que en primer momento no desentrañaban pánico ni sorpresa. En la ventana junto a mi asiento se podía ver como caían chispas, al tener el móvil en la mano les hice una foto hasta que ese goteo se convirtió en un torrente luminoso que hizo que todo el mundo nos cambiásemos al lado izquierdo del tren. Lo que al principio hizo que la gente dijera “bah, será por la lluvia” –hay que recordar que aquel día cayó agua como para parar un tren, comenzó a asustarnos en el momento de la primera explosión. Como si de fuegos artificiales se tratara, un montón de chispas acompañadas de un sonoro ¡¡¡BUM!!! Nos puso a todos alerta.

 pasajeros de metro

El tren se introdujo en el túnel y hubo una segunda explosión acompañadas de gritos por el susto … y nos quedamos parados. En general el ambiente no era tenso en absoluto. Nos miramos a todos las caras preguntándonos, ¿qué estará pasando? Y aquí fue cuando descubrí que un grupo tan heterogéneo de personas atrapadas podían presentar un gran sentido del humor, al fin y al cabo no teníamos ni idea de cuándo saldríamos de ahí ni de por qué carajo habíamos visto fuego y no avanzábamos hasta nuestra parada así que solo quedaba esperar.
Un joven probablemente ingeniero nos dio su particular versión de los hechos que aunque con buena intención, los escasos conocimientos del ciudadano medio en cuestiones de electrónica hicieron que no entendiéramos ni papa. Y entonces comenzaron las bromas:

-Una turista rusa: “Vaya hombrre, para una vez que vengo de excurrsión a España, qué aventurritas me ocurren”.
-Una adolescente: “Yo lo que quiero es que vengan los bomberos y que estén potentorros”.
-La madre de la adolescente: “Eso, más les vale que estén potentorros, que con lo gorda que estoy no van a poder conmigo”.
-Un chico de gafas: “ahora es cuando aparece Bruce Willis, ¿no?”
-Un chico joven: “ ¡¡¡Que abran ya, que me tengo que casar!!!”

Otra explosión se produjo, ésta bastante más fuerte que las anteriores y no pude evitar soltar un grito por el que dos abuelos dicharacheros se estuvieron riendo de mí. Cuando saqué una botella de agua  de dos litros para beber me gritaron que a ver si no tenía vino y montábamos una fiesta. Les contesté que no se rieran, que dentro de unas horas nos pelearemos por suministros y yo tenía  el poder. Y así todo.
Por supuesto, nadie tenía cobertura en el móvil.
De pronto nos dieron el primer comunicado por megafonía: “Disculpen las molestias, debido a un fallo técnico los servicios en la línea 9 de metro quedan suspendidos,  se reanudarán en 5 minutos”.
Risas generales, nadie se creyó lo de los cinco minutos.
Salió el conductor y nos dijo que nos fuéramos al primer vagón para proceder al desalojo pero otra explosión le impidió terminar la frase. Con el riesgo de quemarnos no íbamos a salir del vagón y en eso estábamos todos de acuerdo (excepto una chica con claustrofobia).

“Esto va a ser como Lost pero en un tren”.

Tras una espera de unos 45 minutos y tras asegurarnos de que ya no había riesgo de que nos cayeran chispas vinieron a sacarnos. Como el tren está a una altura considerable respecto a las vías y no había un andén al que apearse, tuvieron que ayudarnos uno a uno a bajar desde la puerta delantera. La pareja de abuelos dicharacheros discutieron de un modo cómico con dos ancianas sobre quiénes debían tener preferencia a la hora de desalojar el convoy y llegaron a la conclusión de que ellos ya habían vivido mucho y que los que teníamos que bajar antes éramos los jóvenes.
 Todos los pasajeros hacían fotos de las vías, del desalojo… de todo en general pues no todos los días está uno parado en las tripas del metro. Un operario no hacía más que increpar a la gente con que las fotos estaban prohibidas pero nadie la hacía caso.

“¡Pero señor, que hemos estado una hora parados y queremos llevarnos un recuerdo!”

desalojo del metro

Operarios desalojando el tren

Empleado del Metro con cara de que no le gustan las cámaras

Pasajeros esperando a nuevas órdenes

 

Sí, no hubo nadie que guardara el móvil y el operario se enfadó bastante.
Salimos caminando en fila india por las vías hasta llegar a una puerta que hacía las veces de salida de emergencia. En medio de un descampado, un montón de coches de Policía nos recibieron sin hablar pero enfocándonos con las luces en las caras.

Caminando por las vías del metro

 

Subiendo por la salida de emergencias hacia... un descampado

Nos llevaron en taxis a la estación de Arganda y hasta en esto hubo cachondeo, los taxistas se perdieron porque realmente nadie sabía dónde nos encontrábamos.
Me despedí de algunas personas y una señora me escribió su email en un papel: “mándame las fotos por favor, que me han salido muy feas”.

Luminosa bienvenida de la Policía

Perdonadme por cómo me han salido a mí: con un móvil con poca luz, sin flash…
Una vez en casa, como en el momento del incidente nadie me había contado qué ocurría (ni operarios ni policías), les pregunté por Twitter a @Metro_Madrid. Ya se sabe, a veces el que se encuentra en casa se entera más de lo ocurrido que el que está in situ. Aunque un poco reticentes por contestar, finalmente me dijeron que se trataba de una avería en la catenaria. Como no pude esperarme hasta que me dieran la respuesta, busqué en Internet y me topé con dos noticias que dejan al lugar del incidente como una especie de triángulo de las Bermudas (así, sin ponernos conspiranoicos ni nada XD): el 14 de noviembre de 2012 durante la huelga general lanzaron cadenas en el tendido eléctrico que ocasionaron también la interrupción de los servicios de metro por problemas en la catenaria según Europa press; y en diciembre de 2011 se pararon durante dos horas por el intento de suicidio de una mujer con su hija pequeña según La Razón

 

twitter metro

Etiquetas: , ,

Entradas relacionadas

41 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>