Bolivia

Ruta por el altiplano de Bolivia

ganesha

 

Bolivia sigue sin ser un país trillado por el turismo por lo que es un lugar perfecto para incluir en tu itinerario si lo que quieres es vivir una experiencia auténtica. Este Tíbet americano es el país más aislado y a mayor altitud del hemisferio Sur lo que ha ayudado a que sea el país de Sudamérica que más tradiciones conserva en su cultura a través de la población indígena y mestiza. Pero lo que quiero destacar en esta ocasión son los paisajes extraños del altiplano boliviano, lugares que más bien parecen pertenecer a otros planetas: lagunas de colores sin vida, desiertos blancos de sal o llanuras con géyseres en activo, escenarios que parecen salidos del imaginario de un pintor surrealista.
Todo lo que muestro a continuación puede verse en tres días pero hay que llevar ropa de abrigo y tener en cuenta que a más de 4.000 metros puede surgir el mal de altura.
Los tours pueden realizarse en dos sentidos, o bien comenzar en Uyuni o bien en San Pedro de Atacama. En ambas poblaciones hay muchas agencias de viajes que ofrecen este tipo de excursiones  (unos 90$) pues no es recomendable hacerlo en solitario por lo complicado que puede resultar orientarse por esta zona. Durante dos noches dormirás en lugares muy modestos, en pueblos que parecen sacados del Far West americano. A cambio, por la noche, disfrutarás del que probablemente sea el cielo más estrellado que hayas visto en tu vida.

 coche antiguo

 

El cementerio de trenes

En medio del desierto más árido, nos encontramos este cementerio de hierro bien conservado gracias al clima del altiplano. Este fotogénico cementerio de trenes muestra lo que Uyuni fue en el siglo XIX: un punto céntrico en el transporte minero entre Potosí y Chile y la primera estación de ferrocarril en Bolivia. Ese auge de la industria minera terminó tan rápido como vino por culpa de las disputas entre Chile y Bolivia porque éste último quería conseguir una salida al mar.
 

cementerio de trenes

 

El Salar de Uyuni

El Salar de Uyuni es el desierto de sal más extenso del mundo con un tamaño comprendido entre Qatar y Montenegro. Apareció hace 40 milenios cuando se evaporó del lago Minchin y además de contener diez millones de toneladas de sal, también es una de las mayores reservas de litio del mundo. Dado el gran atractivo onírico del lugar, el Salar de Uyuni se ve con mucha frecuencia en publicidad y se ha convertido en uno de los puntos más turísticos de Bolivia, especialmente en época de lluvias (entre enero y marzo) porque el agua no consigue filtrarse a través de la sal y se forma una fina capa que le da una apariencia de espejo en donde el cielo y el suelo se funden. 
Inesperadamente, en medio de la inmensidad blanca de Uyuni, aparece un pequeño oasis de vida: en la isla del Pescado crecen cactus gigantes que pueden alcanzar los 10 metros de altura acompañados de una escasa fauna a base de pequeños pájaros y vizcachas.
También está aquí uno de los hoteles más raros del mundo: ¡Está hecho de sal! 
 

minimundo de salar de uyuni

hotel de sal

 

La Laguna blanca

Este lago de agua blanquecina junto con sus alrededores forman un paisaje fantasmagórico difícil de superar. Las fotos que hagas parecen planas debido a la mínima gama de colores que pueden percibirse en este lugar a través de las montañas o la tierra que rodea el lago. Uno de esos lugares que no parecen de este mundo.
 

 laguna blanca

 

El Valle de las rocas 

A lo largo de una extensa llanura el clima extremo del altiplano y los fuertes vientos a más de 80 kilómetros por han deformado estas rocas de origen volcánico a lo largo de los siglos. Cada pedrusco muestra un tamaño diferente y adoptan extrañas talladas formas como si de una competición para ser único se tratara.  

 

valle de las rocas

valle de las rocas

 

El desierto de Dalí

Cuando viajas al desierto de Siloli una entiende perfectamente por qué le llaman “El desierto de Dalí”. Diferentes rocas formas caprichosas se reparten a lo largo de un desierto de arena dando una imagen surrealista que alcanza su punto álgido en el “Árbol de Piedra”: una formación rocosa muy estrecha en su base pero ancha en la parte más alta que recuerda así a un árbol pétreo.
 

 desierto siloli

 

La Laguna Colorada

La Laguna Colorada es una laguna de un color imposible aparece en este pasaje árido como la guinda de un pastel. Su color se debe a una especie de alga que se constituye a su vez en el principal alimento para los flamencos andinos que emigran a este lugar. Su coloración varía según el clima y el viento por lo que es posible verlo con diferentes tonalidades a lo largo del día.

 

laguna colorada

 

La Laguna Verde

Hemos visto que existe una laguna blanca, otra roja… pero la naturaleza no contenta con ello, ha creado también por la zona una laguna que presenta una tonalidad verde. En esta ocasión, el motivo de su coloración es que su agua salada contiene en gran medida magnesio, plomo, carbonato de calcio y arsénico. Se sitúa en las faldas del volcán Licancabur que hace de frontera natural con Chile. Un bonito volcán que contiene en su cráter la quinta laguna a mayor altura del mundo.
 

volcan licancabur

 

Fumarolas de Sol de Mañana

Este paisaje es como un viaje a los inicios del planeta Tierra. Un terreno árido salpicado de fuentes termales, cráteres de lodo hirviente, géiseres humeantes y aguas termales. A casi 5.000 metros de altitud, las bajas temperaturas se hacen muy llevaderas gracias a que aquí podemos darnos un baño que nunca olvidaremos en una de sus fuentes termales: la mejor manera de terminar un viaje de belleza extraterrestre. ¿Estáis de acuerdo?
 

sol de mañana

geyser

fumarolas

Etiquetas: , ,

Entradas relacionadas

14 comentarios

Deja un comentario

Comentario: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>